«El rescate bancario fue crucial para el impresionante resurgir de España»

El ex comisario Olli Rehn culpa a los «países saneados» de vetar un ajuste suave en la UE

Olli Rehn, ayer, en la comisión de investigación de la crisis financiera
Olli Rehn, ayer, en la comisión de investigación de la crisis financiera

El ex comisario Olli Rehn culpa a los «países saneados» de vetar un ajuste suave en la UE.

La comisión de investigación de la crisis financiera en el Congreso recibió ayer la visita de dos de los pesos pesados en su gestión: el que fuera comisario europeo de Asuntos Económicos cuando España solicitó a la Comisión Europea el rescate bancario, Olli Rehn, y el jefe de sus «hombres de negro», Servass Deroose. En este contexto, el ex comisario y actual ministro de Finlandia cree que el rescate de 41.000 millones de euros a la banca española y la posibilidad de haber podido prestar hasta 100.000 millones fue «crucial» y determinante para recuperar la confianza de los mercados en nuestro país, cuya recuperación económica a partir de 2013 califica de «impresionante». «Ha habido una vuelta a la situación de confianza gracias a un desarrollo económico sostenido y a un repunte del empleo», incidió. Asimismo, hizo hincapié en el papel decisivo y de «importancia capital» que para España jugaron los ministros de economía europeos en las decisiones que se tomaron entre 2010 y 2012, años en los que se agravó la amenaza y el deterioro de la deuda pública española, y que contagió a países como Italia, situando a España «al borde del abismo». Además, Rehn señaló que la posibilidad de que el rescate pudiese ascender a 100.000 millones de euros dio lugar a que «los mercados se tomaran en serio el compromiso» de España, ya que «la cifra estaba incluso por encima de las necesidades» de la banca española.

En este sentido, la anticipación de España con la implantación de reformas económicas y la posterior creación del banco malo, Sareb, colocaron al país en el «camino correcto» para una consolidación fiscal. Por otra parte, abogó por mejorar los sistemas de prevención ante futuras crisis.

Responsabilidad

Y es que en este aspecto, Rehn responsabilizó a los países más saneados de la eurozona, como alusión directa a Alemania, de no haber permitido un ajuste «más suave» para reequilibrar las cuentas de los países con dificultades durante los años de crisis. «La Comisión Europea prefería hacer un ajuste más suave, recomendando medidas macroeconómicas», manifestó. En la misma línea compareció también Servass Deroose, mano derecha de Rehn durante su paso por la Comisión Europea al mando de la supervisión de la economía española durante la crisis , configurando así «los hombres de negro». En este aspecto, Deroose negó que España estuviera cerca de abandonar el euro, situación que no se barajó bajo ningún concepto, ya que la situación «se podía gestionar».