El tercer rescate griego costará más de 10.000 millones de euros

Un comisario alemán cree que la ayuda durará hasta 2016

La Razón
La RazónLa Razón

Cada día que pasa se despejan más incógnitas acerca del más que probable tercer rescate griego. Si el pasado miércoles el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, admitía que «tendrá que haber un nuevo programa de ayudas en Grecia», aunque sin apuntar el importe total de la operación, en el día de ayer fue el comisario de Energía de la Unión Europea (UE), Guenther Oettinger, el que reveló las cifras en las que se moverá el tercer programa de ayudas para evitar la quiebra de la economía helena. «Será una cantidad manejable, personalmente espero que sea de poco más de 10.000 millones de euros. El programa debe abarcar los años 2014-2016», manifestó el diplomático alemán, que lamentó lo inoportuno de esta información a menos de un mes de los comicios federales, informa Reuters.

Unas elecciones marcadas por la maltrecha economía griega, a pesar de los esfuerzos de los democristianos del CDU –partido de Angela Merkel – por restarle importancia a este asunto. Alemania, como la mayor economía de la zona euro, es también la más expuesta a la deuda helena. Por su parte, los votantes no verían con buenos ojos un nuevo rescate, ni mucho menos una quita de deuda que penalizaría a los ahorradores alemanes. Lo que es seguro es que sea cual sea la decisión, no se conocerá hasta después de las elecciones previstas para el 22 de septiembre. Será entonces cuando Merkel con su tercer mandato al frente de la cancillería asegurado –las encuestan otorgan 15 puntos de ventaja a su partido sobre los socialdemocratas del SDP–, decida sobre el futuro de la economía griega.

Tercer rescate

De producirse finalmente, sería el tercer rescate que recibe el país de Antonis Samaras desde el comienzo de la crisis económica. El primer acuerdo entre Grecia, los 17 socios del euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) tuvo lugar el 2 de mayo de 2010. En aquella reunión la Unión Europea (UE) y el FMI aprobaron un plan de ayuda de 110.00 millones de euros a ejecutar en tres años, de los cuales 30.000 millones los aportaría el FMI y el resto –80.000 millones– los países del euro. Los planes de austeridad y los drásticos recortes de gasto público y ajuste de funcionarios que siguieron durante los meses siguientes no sirivieron, sin embargo, para reconducir la maltrecha economía del país, que se vio obligado a solicitar un segundo rescate de 130.000 millones de euros en abril de 2012 para evitar la bancarrota. Si a esto le sumamos los más de 10.000 millones que seguramente percibirá durante los próximos meses, el importe de ayudas totales recibidas por Grecia desde el inicio de la crisis superaría los 250.000 millones de euros. Un verdadero quebradero de cabeza para Merkel y para el euro.