Guindos en el G20: «España deja de ser un problema»

El ministro de Economía resalta las reformas del Gobierno y celebra que el país ya no sea protagonista en las cumbres

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ayer en el G20 de Sídney
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ayer en el G20 de Sídney

En los últimos años, España se había convertido, para su desgracia, en el principal tema de conversación de las reuniones que mantienen periódicamente los ministros de Economía y los gobernadores de los bancos centrales de los países más industrializados y los emergentes del G20. Sin embargo, la incipiente recuperación económica ha dado un giro a la situación, y donde antes se hablaba de recesión, ahora se habla de crecimiento, especialmente en lo que a nuestro país se refiere. Así lo destacó ayer el titular de Economía y Competitividad español, Luis de Guindos, en declaraciones a la Prensa tras la conclusión del G20 que estos días se ha celebrado en Sídney (Australia). «La economía española está en la senda de la recuperación», dijo el ministro, lo que se ha reflejado en la reciente mejora del «rating» de España anunciada la semana pasada por la agencia de calificación de riesgos Moody's. Además de mejorar la nota de la deuda española, que se sitúa así dos escalones por encima del «bono basura», también ha variado la perspectiva de estable a positiva. Esto no sólo supondrá un ahorro para las arcas públicas –podrían ser más de 2.000 millones de euros este año–, sino que, según De Guindos, «es un reconocimiento al cambio de trayectoria de la economía española, a la capacidad del país para crecer, a la estabilización de las cuentas públicas y a su sistema financiero más solvente y competitivo».

En este sentido, el responsable de Economía celebró que la crisis de Europa, España o el futuro del euro no hayan sido protagonistas en esta última reunión del G20. De hecho, ya en la anterior cita celebrada en Moscú (Rusia) justo ahora hace un año, desde el Gobierno ya se empezaba a percibir cómo España pasaba de ser el centro de las discusiones a un segundo plano. «Ahora el foco de atención ha estado en otras cuestiones, como por ejemplo el impacto que está teniendo la política monetaria de Estados Unidos en los países emergentes», afirmó.

El ministro resaltó las reformas acometidas por el Ejecutivo de Rajoy, «tanto en el mercado de trabajo, como en el de productos», que, a su juicio, han incentivado el crecimiento. «Ahora existe una visión generalizada de que España ha dejado de ser un problema», dijo. Respecto a las reformas pendientes, De Guindos indicó que España «tiene una hoja de ruta» –la reforma fiscal aparece como la próxima gran prioridad del Gobierno–, de la que el presidente Rajoy adelantará algunas medidas durante el Debate sobre el Estado de la Nación que se celebrará a finales de esta semana.

Draghi pide cautela

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, admitió que la economía española muestra signos de recuperación, al tiempo que reconoció los progresos realizados por la reforma laboral. Draghi también se refirió al compromiso de acelerar el crecimiento de la economía global en dos puntos porcentuales durante el próximo lustro, y el reto que afrontará nuestro país para alcanzarlo: «La cuestión es saber si España puede alcanzar el crecimiento pactado por los países del G20», dijo. Para el mandatario del BCE, la recuperación en Europa aún es frágil. «Vemos progresos pero también vemos riesgos», advirtió Draghi.