Actualidad

IAG pagará 1.000 millones por la compra. Controlará cuatro de las seis mayores aerolíneas que operan en España. La compañía nacional recupera el liderazgo del mercado hispanoamericano que le disputaba Air France-KLM. Iberia quiere impulsar en Madrid un gran "hub"que compita con los grandes aeropuertos europeos

IAG pagará 1.000 millones por la compra. Controlará cuatro de las seis mayores aerolíneas que operan en España. La compañía nacional recupera el liderazgo del mercado hispanoamericano que le disputaba Air France-KLM. Iberia quiere impulsar en Madrid un gran "hub"que compita con los grandes aeropuertos europeos

Publicidad

50 millones de pasajeros. Ese es el brutal volumen de tráfico aéreo que manejará el gigante formado por Iberia y Air Europa tras la integración en IAG de la compañía perteneciente a Globalia. Una operación que rondará los 1.000 millones de euros. De paso, iniciarán el camino para colocar al aeropuerto Adolfo Suárez Barajas de Madrid en el Top 5 de los principales «hubs» europeos, tras Ámsterdam, Fráncfurt, Londres (Heathrow) y París (Charles De Gaulle), un anhelo perseguido por la compañía de bandera española tras haber perdido en los últimos años algunas posiciones en el ranking europeo por volumen de vuelos y pasajeros.

La combinación de recursos de ambas compañías formará la quinta aerolínea del continente en número de aviones de larga distancia y llevará a Iberia a incrementar un 50% sus ingresos por tráfico de pasajeros, un 10% para su matriz, IAG. Sólo han trascendido detalles generales de la operación, a la espera de que el acuerdo sea autorizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Tras la firma, las dos compañías seguirán con su operatividad actual y competirán entre ellas como hasta ahora; compartirán costes administrativos, de gestión, handling y distribución, que se verán ampliamente rebajados; aumentarán rutas y frecuencias; y Air Europa se integrará en todos los negocios conjuntos y en las plataformas de Iberia , y también se unirá a su red comercial. Y todo se hará gradualmente durante 2020.

Lo que queda pendiente es saber que ocurrirá con las duplicidades, ya sean rutas, frecuencias, departamentos y, sobre todo, personal. Air Europa tiene en la actualidad 3.800 trabajadores y la compañía ha confirmado que no se ha puesto sobre la mesa ningún tipo de medida al respecto. La idea es que, con la ampliación de mercados y rutas, el personal sólo tenga que reasignarse.

Lo que sí queda prácticamente asegurado es que, al integrarse en el «hub» de Iberia en Madrid, todas las operaciones que realice Air Europa desde la firma del contrato de venta tendrán que realizarse desde la terminal operativa de Iberia, la T-4. Así, la aerolínea convertirá el aeropuerto de Barajas en un gran puente aéreo con Iberoamérica, una de las grandes aspiraciones que siempre ha tenido la compañía española.

Publicidad

La incorporación de la nueva flota elevará la conectividad aérea entre el Viejo Continente y el Cono Sur al 26%, porcentaje que supera con creces al de otras compañías como Air France-KLM (19%), Lufthansa (9%), Tap (8%) o Latam (8%). La gran perdedora por la creación de este nuevo gigante será precisamente Air France-KLM, cuya presencia en el mercado iberoamericano había logrado posicionarse al mismo nivel que Iberia, 19%, empate que ahora quedaría roto. Pero el plan es ir un poco más allá.

La transacción también permitirá abrir nuevas rutas y crecer en otros mercados donde la presencia de ambas compañías es casi testimonial. El plan es sencillo pero ambicioso. Con la vista puesta en el próximo lustro, el objetivo para 2024 es haber incrementado el número de pasajeros en 12 millones –un 35% más–, sumar diez destinos nuevos de largo radio y aumentar su flota propia en 37 aparatos adicionales –un 22%más–. Las cifras globales darán lugar a una compañía con 210 aviones, más de 50 millones de pasajeros nacionales al año y un beneficio operativo de 540 millones de euros. Toda la operación se cerrará presumiblemente durante el segundo semestre de 2020 y no supondrá un esfuerzo demasiado importante para IAG, ya que dispone de cerca de 8.000 millones de euros en liquidez operativa. Pese a ello, la compañía ha confirmado que la operación con Air Europa se financiará con deuda externa, por lo que la posibilidad de una ampliación de capital para afrontar la operación está completamente descartada.

Publicidad

El buen negocio que supone para Iberia esta compra –amplía mercado, rutas, flota y frecuencias con una compañía en beneficios y que adquiere a buen precio–, lo es también para Air Europa y para su matriz Globalia, que aliviará de golpe tanto su deuda financiera como operativa. A cierre de 2018, la empresa fundada por Juan José Hidalgo adeudaba, según sus datos oficiales, 235 millones de euros, de los que 103 millones corresponden a deuda a largo plazo y 132 millones a corto. Con esos 1.000 millones de la venta de Air Europa, Globalia saldrá del sector aeroportuario y dispondría de capital de sobra para embarcarse en nuevas aventuras, como su apuesta por el transporte ferroviario de pasajeros junto a Talgo para competir con Renfe en las líneas de AVE.

Con esta compra, IAG pasará a controlar cuatro de las seis primeras aerolíneas por número de pasajeros en vuelos nacionales en nuestro país –Vueling, Air Europa, Iberia y Iberia Express–, por lo que Competencia podría plantear alguna duda sobre la aprobación. Si la compra finalmente no se llevara a cabo, IAG ha acordado pagar una compensación de 40 millones de euros a Glolalia.