Actualidad

Industria tendrá lista la nueva tarifa eléctrica este viernes

El sector pide subastas semanales para fijar el precio de la energía. Si el Gobierno establece el coste, podría tener que refacturar cada trimestre cualquier desviación

El ministro de Industria, José Manuel Soria, durante una intervención en la sesión de control al Gobierno.
El ministro de Industria, José Manuel Soria, durante una intervención en la sesión de control al Gobierno.

No hay tregua navideña en el número 160 del Paseo de la Castellana. La secretaría de Estado de Energía que dirige Alberto Nadal trabaja contra reloj para diseñar el nuevo mecanismo que determine el precio de la energía eléctrica a futuro, sobre el que sube o baja la factura, al menos la mitad de ella. El mandato del ministro de Industria, José Manuel Soria, está claro: el viernes llevará al Consejo de Ministros una propuesta para determinar el precio de la luz de 2014, sin perjuicio de la reforma eléctrica que anunció en julio pasado.

Aunque el ministro rebajó ayer el tono del pulso que mantienen su cartera y las grandes compañías eléctricas, insistió en que persisten las «sospechas de manipulación» en la última subasta eléctrica, celebrada el pasado jueves, e invalidada por el alto precio que fijó para el próximo trimestre, que se hubiera traducido en una subida del recibo superior al 11%, incluidos los peajes que fija el Gobierno. Soria anunció que su departamento trabaja en un nuevo mecanismo para calcular la tarifa eléctrica que refleje «las señales reales del mercado», tras las «circunstancias atípicas» que han llevado a invalidar la última subasta del año.

En declaraciones realizadas antes de asistir a un encuentro con las empresas del sector turístico en Fuerteventura, Soria recalcó que la subida del 25,6% con la que concluyó la subasta del pasado jueves, que hubiera encarecido el recibo de la luz un 11% en enero, era «inasumible para España». Soria evitó adelantar cuál será el incremento que se aplique a las tarifas eléctricas en las próximas semanas, pero sí remarcó que «la mejor subida es la que no se produce», dejando la puerta abierta a una congelación del precio de la energía. De ser así, la luz sólo subiría en el entorno del 0,85% el próximo enero, un alza motivada por el 2% de incremento en los peajes de acceso que fija el Gobierno –la otra mitad del recibo al margen del término energético– para hacer frente a las amortizaciones correspondientes al déficit de tarifa del presente ejercicio.

Esta circunstancia podría darse después de la espectacular caída de los precios tras los 61,63 euros el megavatio hora en el producto base que se alcanzaron el pasado jueves y que suponían un incremento del 26,5% sobre el precio de la anterior subasta. Ayer, el megavatio hora se quedaba en torno a los 53,25 euros para el mismo producto, una subida del 11,91%, muy inferior a la de la subasta invalidada y que se hubiera traducido en un alza del recibo en el entorno del 4,5% más la anunciada subida de los peajes. La escasa demanda y la falta de financiación tras invalidarse la vigesimoquinta subasta Cesur podrían hacer caer aún más el precio y provocar incluso una congelación del término energético. Por si acaso, Soria recordó que, de 2006 a 2012, el precio de la electricidad se encareció un 64,3%, a un promedio de un 9% de alza en cada ejercicio, mientras que en 2013 sólo se ha incrementado un 1,7%.

Mientras tanto, Industria sopesa diferentes opciones para calcular la tarifa. Entre ellas, valora que las subastas eléctricas tengan lugar cada mes –como adelantó ayer LA RAZÓN– y no se descarta que puedan incluso llegar a hacerse cada semana, como han planteado algunos generadores eléctricos. De esta forma las ofertas se ajustarían más a la realidad de la producción y se evitaría la elevada volatilidad que se generaba al hacerlas de forma trimestral. La otra opción es que Industria determine el precio del megavatio hora a pagar en cada periodo. Esta fórmula podría obligar a Industria a refacturar (al alza o a la baja) al siguiente periodo cualquier desviación entre el precio fijado y el que realmente costó generar la electricidad.

4.481 MILLONES DE DÉFICIT DE TARIFA

El déficit de tarifa ascendió en los diez primeros meses del año a 4.481 millones de euros, un 2,7% más que en septiembre, según informó la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que señala que la cifra «no puede proyectarse a futuro» puesto que no incluye completamente los cambios introducidos en la reforma eléctrica ni los ahorros que se producirán hasta final de año. Entre enero y octubre se destinaron a pagar primas del régimen especial (cogeneración y renovables) 8.188 millones, un 3,8% menos de lo previsto, porque muchas plantas fotovoltaicas ya han alcanzado el número máximo de horas de producción con derecho a prima.