La Audiencia rechaza extraditar a EEUU al exdirectivo de JP Morgan Martín-Artajo

La Audiencia Nacional ha rechazado extraditar a Estados Unidos a Javier Martín-Artajo, exdirectivo del banco JPMorgan Chase en Londres al que la Fiscalía del país norteamericano acusa de falsear las cuentas y ocultar pérdidas de más de 6.000 millones de dólares en operaciones financieras. En su resolución, la sección tercera de la Sala de lo Penal considera que no se puede entregar a Martín-Artajo a ese país porque los hechos presuntamente delictivos se cometieron en el Reino Unido y el reclamado tiene la nacionalidad española.

La sala deja sin embargo la puerta abierta a las autoridades estadounidenses para que ejerciten ante la justicia española acciones penales contra el exdirectivo, quien trabajaba en la oficina de la entidad de Londres.

Martín-Artajo, que se entregó en España en agosto de 2013 tras saber que estaba en busca y captura y quedó en libertad horas después, se encargaba de ajustar al mercado diariamente los libros de operaciones de una cartera de crédito (denominada SPC) y de determinar el valor justo de los valores.

La justicia norteamericana le atribuye que, ante las crecientes pérdidas millonarias de la SCP que gestionaba en 2012, instruyó a otras personas para que no reflejaran los datos objetivos del mercado y ocultaran dichas pérdidas.

El que fuera supervisor de la estrategia de inversiones de la oficina de JP Morgan en Londres (fue destituido en 2012) está acusado de ocultar pérdidas de más de 6.000 millones de dólares en sus operaciones financieras, y se enfrenta a delitos por los que sería condenado a 95 años de cárcel en Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses le atribuyen delitos de conspiración, falsedad de libros y registros, fraude electrónico y de valores y presentación falsa de cuentas ante la Comisión Nacional de Valores de EEUU (SEC).

La Audiencia Nacional considera que los hechos que se le imputan podrían estar penados en España atendiendo al "conjunto de la conducta"de Martín-Artajo, pero reconoce que hay "serias dudas"de que estén tipificados en ambos países si se analiza delito por delito.

A ello hay que añadir que, a su juicio, existen "obstáculos"para entregarlo atendiendo a que los hechos ocurrieron en Londres y a la nacionalidad del reclamado.

"Martín Artajo fue contratado por JP Morgan Chase Bank en el Reino Unido con pleno sometimiento a la legislación laboral británica para desempeñar sus funciones exclusivamente en Londres", afirman los jueces Antonio Díaz Delgado, Clara Bayarri y Fermín Javier Echarri.

Añaden que, por ello, "el hecho delictivo que motiva la extradición en cuanto a su actividad para su comisión"se ha producido fuera de EEUU, "e incluso el resultado", ya que la alteración del valor de cotización de los títulos se produjo en el Reino Unido.

De hecho, esta alteración hizo que el 19 de septiembre de 2013 la autoridad del Comportamiento Financiero del Reino Unido (FCA) impusiera a JP Morgan una sanción administrativa de 137 millones de libras, recoge el auto denegando la entrega.

Estas cuentas se consolidaron luego en el holding bancario JP Morgan en Nueva York, donde la Reserva Federal de Washington le sancionó con otros 200 millones de dólares, pero ello, explica la sala, "no significa que el hecho o hechos delictivos se hayan cometido en EEUU".

Los jueces consideran que en este caso, y dado que los hechos no tuvieron lugar en EEUU, la nacionalidad española de Martín-Artajo es "el núcleo esencial y determinante para denegar la extradición", de acuerdo al tratado de entrega de nacionales firmado entre ambos países.

Martín-Artajo fue perseguido por la justicia estadounidense a raíz de la declaración contra él ante la Fiscalía de EEUU de uno de sus compañeros en JP Morgan Chase, Bruno Iksil.

Este corredor, conocido como la "ballena de Londres", llegó a un acuerdo con la justicia estadounidense para que le levantaran los cargos a cambio de cooperar en el caso, y supuestamente implicó en su comparecencia a Martín Artajo.