La buena comunicación seduce al mejor talento

Las compañías con prácticas efectivas de comunicación son un 47% más rentables que aquellas con una comunicación deficiente

No hay empresa rentable si no comunica eficazmente. Según un estudio de Towers Watson, las compañías con prácticas efectivas de comunicación son un 47% más rentables que aquellas con una comunicación deficiente. A finales de la década de los 90, la comunicación interna se despegó de los Recursos Humanos y pasó a integrar la estrategia de comunicación corporativa. Desde entonces la forma de comunicar de las empresas ha ido cambiando considerablemente. «Si antes se fundamentaba en la publicación de una «newsletter» interna o mediante la implementación de una intranet corporativa, las nuevas tecnologías han traído nuevos canales de comunicación, más rápidos, más transparentes, que nos permiten una mayor flexibilidad, pero también una mayor exigencia, la de mantener a los empleados informados de lo que sucede cada día. En la actualidad hay empresas que empiezan a hacer uso de foros y redes sociales ya establecidas para compartir información relevante a sus empleados», explica Ana Arévalo, directora de comunicación interna y contenidos corporativos de Adecco.

Comunicar es hacer partícipe a las personas de lo que uno tiene y las empresas con una estrategia de comunicación interna establecen un diálogo constante con sus empleados. «Es una de las herramientas esenciales para alinear a los empleados frente a los objetivos de la compañía y transmitir la cultura corporativa de manera que todos trabajen en la misma dirección», explica Arévalo. No hay una receta mágica para una comunicación interna eficaz, pero sí hay algunos ingredientes imprescindibles. «La previa definición de los objetivos de cada impacto de comunicación, la transparencia, la continuidad, tener en cuenta la naturaleza de los receptores y la multicanalidad son aspectos fundamentales para que la comunicación sea realmente eficaz», subraya esta experta. Pero, ¿saben las empresas comunicar? Juan Carlos Cubeiro, Head of Talent de ManpowerGroup, responde que nunca se comunica suficientemente bien. «El problema es que el 89% de las empresas no son sensibles a la importancia de la comunicación. Por ejemplo, la atracción de talento, depende en un 81% de la visibilidad del primer ejecutivo, y por tanto de su liderazgo». Y es que todo líder que se precie de serlo debe saber establecer una relación abierta con sus empleados, motivar y dinamizar su trabajo y todo ello a través de una comunicación bidireccional.

Reputación

Por otro lado, la comunicación interna afecta a cómo nos perciben desde el exterior, porque lo que siente el cliente es reflejo de lo bien o mal que estén informados los miembros de la organización. «Ninguna empresa triunfará si no contempla un modelo de comunicación interno y externo eficaz, pero no sólo basado en las grandes líneas de actuación, en la estrategia global de la compañía, sino también en los pequeños detalles y en los pequeños gestos. Somos aparte de seres racionales, seres emocionales, y como tales, la gestión del talento se administra, con inteligencia y oportunidad, gracias a la herramienta de comunicación», explica Gorka Zumeta, profesor de ESIC Business & Marketing School.

La comunicación se practica a través de la escucha activa, del compartir ideas y de comprender otros puntos de vista. Es una de las palancas que impulsan la predisposición cultural de una empresa a la innovación y por lo tanto es una de las conductas que conviene fomentar. «La comunicación interna abre muchas puertas. Sobre todo, la mala y la falta de comunicación las cierran. El valor, lo que los demás esperan de nosotros, depende en una enorme medida de la comunicación. Lo que no se cuenta (el relato) y lo que no se conoce no existe. Los líderes han de ser grandes comunicadores. Las empresas que cuentan bien lo que hacen, a qué se dedican, cuál es su propósito, son más rentables», argumenta Cubeiro.

La falta de comunicación puede ser una caldo de cultivo para todo tipo de conflictos. Si se gestiona adecuadamente, los empleados se sentirán más comprometidos con la empresa, trabajarán mejor, obtendrán mejores resultados y se reducirá el absentismo. Y sobre todo se les alejará de los rumores, se promoverá la confianza y las buenas relaciones entre los trabajadores. La comunicación sirve también para generar reconocimiento, apunta Valentín Bote, director de Randstad Research. «A través de la comunicación visualizamos los éxitos de un equipo de trabajo. La falta de reconocimiento o recompensa está entre las cinco razones por la que los españoles se marchan de las empresas», por detrás de una remuneración baja y la falta de oportunidades de crecimiento profesional.