La CEOE deja solo a Empleo con el nuevo sistema de formación

El presidente de CEOE, Juan Rosell  y el presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, informan sobre las conclusiones de la Junta directiva extraordinaria de la CEOE
El presidente de CEOE, Juan Rosell y el presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, informan sobre las conclusiones de la Junta directiva extraordinaria de la CEOE

La patronal aceptará subidas salariales «del 0,9% o más» para este año y del 1,3% en 2016, pero sin cláusula de revisión.

Madrid- El presidente de la CEOE, Juan Rosell, despejó ayer algunas incógnitas que flotan en el ambiente del mercado laboral. Después de una junta directiva extraordinaria, Rosell compareció ante los medios de comunicación para asegurar que la firma de la prórroga del acuerdo de negociación colectiva «está muy cerca» y que el borrador del real decreto que el Gobierno prepara sobre formación de los trabajadores «es perfectamente mejorable». La patronal no entendería que un tema tan importante, que mueve 1.800 millones de euros anuales, «no estuviera vinculado a las empresas».

Rosell defendió una vez más las tesis empresariales de que el dinero que se mueve en la formación está sufragado por las empresas en un 86% y el restante 14% por los trabajadores a través de las cotizaciones sociales, y «cuanto más lo dejemos en manos de las empresas y sus representantes, mejor». La CEOE reconoce que «con la formación ha habido fraude, que no sabemos cuantificarlo y que sería bueno que la Administración lo cifrara». La patronal ha condenado esas prácticas, pero dice también que «no toda la formación que se ha dado ha sido fraudulenta». Para Rosell, que estuvo acompañado de Antonio Garamendi, tiene que haber un «sistema nuevo de formación con todos los controles, pero de ahí a que la Administración nos diga qué tenemos que hacer...».

En su opinión, el proyecto del Gobierno en su borrador actual es muy mejorable. El Ejecutivo podría llevar al Consejo de Ministros de mañana el nuevo sistema de formación sin el apoyo de los empresarios y los sindicatos. ¿Qué pasaría en ese supuesto? La patronal no lo contempla a pesar del órdago lanzado ayer por Rosell, pero duda de que la formación se pudiera llevar a cabo y mucho más de que se hiciera bien. «Si el sistema es complicado, las pequeñas y medianas empresas terminarán por no hacer formación». Garamendi, presidente de Cepyme y vicepresidente de CEOE, llegó más lejos y planteó la posibilidad de solicitar la gestión del 0,6% que pagan los empresarios y que cada compañía decidiera qué hacer con ese dinero. No parece que esto sea factible. «Queremos un acuerdo», concluyó.

El otro gran asunto de la junta directiva de la patronal fue la negociación salarial, que lleva estancada desde finales del mes de diciembre, aunque siempre a punto de rubricarse. La CEOE habla de que «el acuerdo está muy cerca de firmarse» o de que «falta muy poco», pero la realidad es que las posiciones entre empresarios y sindicatos no se han acercado en las últimas semanas.

Los empresarios han puesto al descubierto sus cartas: podrían llegar a subidas salariales del «0,8, 0,9% o más» en el presente año y de «entre el 1,2-1,3%, el próximo», en línea con las propuestas del resto de las patronales europeas, que piden moderación para apuntalar la recuperación. «Lo fundamental es la creación de empleo y que los empresarios no tengamos miedo a contratar», destacó Rosell.

Por lo que no pasa la CEOE es por volver a instaurar cláusulas de revisión vinculadas a la inflación como antaño. «Con el IPC en negativo, estamos hablando de subidas más importantes, de puntos porcentuales, que si se comparan con las subidas de las pensiones o de los funcionarios...».

Los empresarios se niegan a volver a introducir garantías de salvaguarda vinculadas al IPC, pero aceptarían vincular la subida al crecimiento del PIB, eso sí, poniendo una referencia muy difícil de alcanzar.