La economía acelera su crecimiento hasta el 1,6% interanual

La Razón
La RazónLa Razón

La economía española cerró el tercer trimestre del año con un crecimiento del 1,6% en términos interanuales, el nivel más elevado desde el segundo trimestre de 2008. En los tres meses de verano, el PIB aumentó un 0,5%, una décima menos que en el periodo precedente. El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró ayer que «se va a cumplir la previsión del Gobierno de crecer en el conjunto del año una media del 1,3%.

Para que esa cifra se cumpliera, bastaría con que el PIB creciera en el cuarto trimestre del año un 0,5%, que llevarían la tasa interanual al 1,8% a finales de año. La media de los cuatro trimestres (0,7, 1,3, 1,6 y 1,8) llevarían el crecimiento de 2014 al 1,35%.

En declaraciones a Onda cero, Luis de Guindos destacó que las cifras publicadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran «una aceleración del crecimiento interanual, con creación de empleo. Son buenas noticias que además se van a mantener en el tiempo», a tenor de los indicadores adelantados sobre el cuarto trimestre.

Para el ministro, más allá de las cifras, lo importante es que el último trimestre del año será el sexto consecutivo de crecimiento de las economía española, lo que, en su opinión, demuestra «un cambio de tendencia muy claro respecto a lo que se ha vivido desde el año 2008».

Luis de Guindos aventuró en Onda Cero que «en el año 2015 la economía española va a crecer al 2% y se va a crear empleo. Vamos a tener una inflación reducida, un superávit externo. Este país ha evitado el colapso y estamos en una situación completamente diferente».

La aceleración del PIB en tasa anual se explica, según el Ministerio de Economía, por la mayor aportación de la demanda nacional (2,5 puntos porcentuales, tres décimas más que en el segundo trimestre), mientras se mantuvo la de la demanda externa (-0,9 puntos).

Entre los componentes de la demanda nacional, y en relación con el trimestre anterior, el ritmo de avance del gasto en consumo final de hogares se moderó una décima, hasta el 0,8%. La formación bruta de capital fijo (inversión) se mostró menos dinámica, anotando una tasa del 1%, inferior en siete décimas a la del trimestre anterior.

La desaceleración de la inversión en capital fijo se explica por el perfil menos expansivo, tanto de la inversión en equipo como de la inversión en construcción (incrementos del 1,7% y del 0,6%, respectivamente en el tercer trimestre, frente al 3,8% y 0,8% en el segundo). Por el contrario, el componente de los productos de la propiedad intelectual se aceleró siete décimas en el tercer trimestre, hasta anotar una tasa intertrimestral del 0,9%. Por su parte, el gasto en consumo final de las administraciones públicas en volumen creció un 0,1% respecto al trimestre previo, tras el descenso de igual magnitud del periodo abril-junio.

La aportación negativa de la demanda externa neta al crecimiento interanual del PIB se explica por un incremento de las importaciones más acentuado que el de las exportaciones, con tasas del 8,2% y del 4,6%, respectivamente, superiores en 3,4 y 3,1 puntos a la del trimestre precedente. En términos intertrimestrales, las importaciones crecieron el 4,7% y las exportaciones el 3,5%, tasas superiores a las del segundo trimestre.

El ritmo interanual de creación de empleo, en términos de puestos de trabajo equivalente a tiempo completo, se incrementó en el tercer trimestre del año en 0,6 puntos, hasta el 1,4%, con la creación de 221.000 empleos.