La economía crecerá a un ritmo del 3% anual hasta 2018

Sáenz de Santamaría (2i), junto a Wert (i); Guindos (2d); y Montoro (d), durante la rueda de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Ministros.
Sáenz de Santamaría (2i), junto a Wert (i); Guindos (2d); y Montoro (d), durante la rueda de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Ministros.

El Gobierno estima que el PIB crecerá el 2,9 % este año y el que viene y subirá hasta el 3 % en 2017 y 2018, impulsado por un aumento de la demanda nacional y un repunte mayor de la inversión.

El Gobierno solemnizó ayer un mensaje muy optimista para el futuro. España crecerá un 2,9 por ciento este año, y se mantendrá alrededor del 3 por ciento en los dos próximos ejercicios. El paro bajará del 20 por ciento en 2016. Y este año se cerrará con 18,17 millones de ocupados, al crearse 600.000 puestos de trabajo. El Gobierno confía además en que las buenas previsiones económicas para este ejercicio, mejoradas en crecimiento del PIB y crecimiento del empleo, se vean superadas en los próximos meses bajo la inercia de su política reformista. Estas optimistas perspectivas, sustentadas en el cuadro macroeconómico y en las previsiones que se remiten a la Comisión Europea, se acompañan de un mensaje que mira claramente a las elecciones de mayo y a las elecciones generales: que se materialicen depende únicamente de que no haya cambios en la política económica y de que no se ponga en riesgo la estabilidad política.

Hace tan sólo dos años, el Ejecutivo describía un panorama oscuro y lleno de incertidumbres para la economía española. El 26 de abril de 2013, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dejaban un mensaje «realista» que indicaba que el crecimiento no superaría el 1 por ciento y que el paro no iba a bajar del 25 por ciento hasta 2016. Los mismos ministros dibujaban ayer otra España muy diferente y certificaban, en palabras de la vicepresidenta, que «el cambio de ciclo de la economía española es una realidad».

La vicepresidenta oficializó la «firme recuperación» y el ministro de Hacienda se felicitó de que hayamos ganado a todos los pronósticos, recordando, precisamente, aquella «negra» rueda de prensa de hace dos años. Estos buenos datos presentes y de futuro, en un año intensamente electoral, los venden en Moncloa envueltos en el mensaje de que la política realizada hasta ahora, basada en la reducción del déficit público y en las reformas económicas, es la que ha dado lugar al giro más intenso de la economía española, y que ningún otro programa económico garantiza su continuidad.

Sáenz de Santamaría recordó que desde 2007 en España no ha habido un nivel de crecimiento y de creación de empleo como el de hoy, y que, a diferencia de hace ocho años, ahora las reformas permiten afirmar que este crecimiento es sólido. «La economía española está en velocidad de crucero», sentenció en esta comparecencia el titular de Economía y Competitividad. Por su parte, la «número dos» del Gobierno recordó que en los últimos doce meses se han creado más de medio millón de puestos de trabajo, y que de ellos 290.000 eran indefinidos. Entre 2015 y 2018, las cifras de creación de empleo superarán el medio millón al año y esto acerca «el objetivo de país» de alcanzar los 20 millones de puestos de trabajo en 2019. También destacó que España lidera la reducción de desempleo y la creación de empleo, y que «será en 2015 la economía con más crecimiento de las principales de la zona euro y crecerá el doble que muchos de esos países». «Toca trabajar para consolidarlo. Estas previsiones se pueden mejorar, porque no vamos a dejar de profundizar en las reformas», argumentó la vicepresidenta. Por cierto, el plan de reformas que el Gobierno remite a Bruselas incluye, entre sus ejes, la lucha contra el paro y las políticas de inclusión social para corregir los daños de la crisis económica que el Gobierno da por finalizada.

Sáenz de Santamaría concluyó la rueda de prensa de ayer con una advertencia a los españoles: que «el esfuerzo» que han realizado en esta legislatura para salir de la crisis se puede «arruinar otra vez» si no se mantiene la política económica seguida hasta ahora. «En este momento presentamos los datos actuales de la economía española y lo que puede ser si se mantiene una política económica y no se arruina otra vez todo el esfuerzo que los españoles han llevado a cabo en esta legislatura», sentenció, con la vista hacia las elecciones.