La junta de Repsol da todo el poder ejecutivo a Josu Jon Imaz

Josu Jon Imaz (izda.) y Antonio Brufau, ayer, durante la junta general de accionistas
Josu Jon Imaz (izda.) y Antonio Brufau, ayer, durante la junta general de accionistas

Brufau seguirá como presidente hasta 2019, pero cede sus funciones al consejero delegado

La petrolera española Repsol anunció ayer que de ahora en adelante será el consejero delegado Josu Jon Imaz quien asumirá las funciones ejecutivas de la compañía, en detrimento de su presidente, Antonio Brufau. Este último mantendrá su cargo hasta 2019, si bien las principales funciones se concentrarán en la figura de Imaz. El ex presidente del PNV, que abandonó la política en 2007, se incorporó hace un año a Repsol, en un cargo que hasta entonces no existía.

Brufau renuncia al «blindaje»

A petición de Brufau, su retribución bajará este año desde los 3,8 millones de euros que recibió en 2014 hasta 2,5 millones anuales durante los próximos cuatro ejercicios. Además, Brufau renuncia a la compensación económica –blindaje de no competencia– de 14,2 millones a los que tenía derecho por contrato.

El propio Brufau anunció la decisión del consejo de administración en su discurso durante la junta general de accionistas. El presidente señaló que la compañía afronta «una nueva etapa» con la adquisición de la petrolera canadiense Talisman, en la que Imaz «es la mejor persona para liderar el proyecto» que afronta a partir de ahora Repsol. En este sentido, Brufau dijo que Imaz reúne «todas las cualidades» y «la juventud» para llevar adelante en los próximos 15 años todos los retos que se le presentan a la empresa y subrayó que contará con «todo el apoyo» suyo, del consejo de administración y del equipo humano de Repsol, informa Efe. A partir de ahora, Brufau ejercerá «determinadas funciones institucionales», pero tendrá «un papel relevante en la fijación y supervisión de la estrategia a medio y largo plazo en las relaciones institucionales con la Administración, accionistas y otros grupos de interés, y en la supervisión de las tareas de dirección».

Respecto a la compra de Talisman, acordada a finales de 2014 por 10.400 millones de euros, Repsol señaló que se cerrará el próximo 8 de mayo tras haberse cumplido todos los requisitos acordados por las partes. La integración de la canadiense colocará a Repsol entre las quince mayores petroleras privadas del mundo, al tiempo que diversificará sus riesgos al incorporar activos en Norteamérica, Europa y el norte de África y Asia-Pacífico. Imaz explicó que con esta operación, la producción neta de Repsol pasará de 355.000 a 656.000 millones de barriles equivalentes de petróleo diarios y las reservas netas se multiplicarán por 1,5.

Por otra parte, Brufau aseguró que «es evidente» que el precio del petróleo volverá a unos niveles razonables «más pronto que tarde» por el equilibrio entre la oferta y la demanda. En cualquier caso, apuntó a la capacidad de Repsol para seguir creciendo en un momento de precios bajos.

Respecto a España, el presidente de Repsol destacó que 2014 ha marcado el inicio de la recuperación de la economía española debido a las reformas estructurales llevadas a cabo por el Gobierno en los últimos años, así como a la política del Banco Central Europeo, que ha hecho que haya un acceso al crédito «más acelerado» para empresas y pymes. En esta línea, afirmó que «sin lugar a dudas» España está en un cambio de ciclo y este año se verán «buenas señales» tanto en crecimiento como en empleo, aunque «insuficientes» en este último aspecto.