“La pobreza energética es un problema social responsabilidad de todos”

Tanto el secretario de Estado de Energía como el presidente ejecutivo de Naturgy instaron a combatirla porque “afecta a las condiciones de una vida digna de las personas”

Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy, y José Domínguez Abascal, secretario de Estado de Energía del Ministerio para la Transición Ecológica
Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy, y José Domínguez Abascal, secretario de Estado de Energía del Ministerio para la Transición Ecológica

Tanto el secretario de Estado de Energía como el presidente ejecutivo de Naturgy instaron a combatirla porque “afecta a las condiciones de una vida digna de las personas”

Un 22,1% de los hogares españoles en situación de pobreza energética cuenta con personas desempleadas frente al 7,1% que no se halla en estas circunstancias. La probabilidad de que un hogar se encuentre en esta situación de penuria aumenta un 9,3% cuando el sustentador principal está en paro. Asimismo, un 8,3% de las casas españolas ya padecían esta situación entre los años 2011 y 2017. Éstos son algunos de los datos que recoge el estudio “La pobreza energética en España: Aproximación desde una perspectiva de ingresos”, elaborado por la Cátedra de Sostenibilidad Energética del IEB-Universidad de Barcelona.

Un informe que fue presentado en la jornada “Políticas y medidas contra la pobreza energética”, organizada por la Fundación Naturgy, que fue clausurada por el presidente ejecutivo de la compañía energética y que contó con la intervención del secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal. El representante del Ministerio para la Transición Ecológica agradeció “el esfuerzo de la Fundación Naturgy” para desarrollar programas que ayuden a paliar la pobreza energética, y destacó que, desde el Gobierno, “contamos con su ayuda y seguiremos contando con ella. Definió la pobreza energética como “un problema real que debemos afrontar, ya que sigue habiendo un número significativo de personas en esta situación”. Familias monoparentales, personas que viven solas y enfermos que dependen de equipos eléctricos son los perfiles que más sobresalen en nuestro país.

Por su parte, Francisco Reynés fue tajante: “La pobreza energética es un problema social que no se puede eludir, ya que afecta a las condiciones de una vida digna de las personas”. Subrayó que dos tercios de los hogares vulnerables de España tienen más de 25 años, como demuestra la investigación, por lo que “la relación entre la antigüedad de la vivienda y la vulnerabilidad son relevantes”. En este sentido, destacó que “gracias al Fondo de Rehabilitación Energética que pusimos en marcha en nuestra Fundación, se han podido rehabilitar ya un millar de viviendas de familias vulnerables, y vamos a seguir trabajando en esta línea”. Hizo hincapié también en las actuaciones para realizar rehabilitaciones energéticas: 18.000 familias han acudido a la Escuela de Energía, y 500 empleados de la compañía participan en el Programa de Voluntariado de la Fundación Naturgy, con el que ya se ha ayudado a más de 3.000 familias.

La catedrática de la Universidad de Barcelona María Teresa Costa-Campi afirmó que se trata de “un fenómeno asociado a la renta disponible de las familias”, y añadió que “el nivel educativo, la situación de desempleo y el género femenino del sustentador principal, en familias monoparentales o unipersonales, son determinantes de la pobreza energética”. Además, según consta, “se observan notables diferencias entre las comunidades autónomas, debido a las diferentes políticas sociales que se implementan”. Afirmó que “la pobreza energética debe abordarse a través del sistema general de protección social” y reclamó “una reflexión profunda sobre cómo afrontarla con políticas públicas de corte transversal, que actúen sobre los principales determinantes vinculados a la renta de los hogares”. Asimismo, hizo un llamamiento a “la estrecha colaboración de todos los agentes implicados, en especial entre las empresas del sector y las entidades públicas, puesto que también son necesarias medidas para mejorar la eficiencia energética de los hogares”.

El director adjunto de la Unidad de Mercados Minoristas de la dirección general de Energía de la Comisión Europea, Tadhg O’Briain, felicitó a España por las medidas que está desarrollando en este ámbito. O’Brian explicó que “la Comisión quiere ayudar a los estados miembros a compartir las mejores prácticas, y a vincular sus medidas de eficiencia energética y sus estrategias de renovación de edificios con medidas de lucha contra la pobreza energética”. Anunció que “el año que viene se publicarán unas directrices sobre la pobreza energética, en consonancia con el Paquete de Energía Limpia”.

La directora adjunta del Programa de Transiciones a Nuevas Tecnologías del International Institute for Applied Systems Analysis (IIASA), Shonali Pachauri, opinó que lo más importante es valorar la situación de pobreza energética y entender qué opciones existen para resolverla en distintos contextos. “Tenemos que tener un compromiso decidido y continuado por parte de los gobiernos para llevar a cabo políticas de apoyo social y otras que regulen el precio de la energía, así como planes para invertir en rehabilitación”.