La prima de riesgo española sube a 130 puntos básicos

La Razón
La RazónLa Razón

Las caídas generalizadas en las principales bolsas mundiales han disparado hoy la prima de riesgo española a 130 puntos básicos, 15 más que ayer, debido a que los inversores se refugian en el bono alemán -cuya diferencia con el español mide el riesgo país-.

El descenso del rendimiento del bono alemán a diez años, que ha pasado del 0,549 % de ayer al 0,482 %, contrasta con la escalada que ha sufrido el interés de la deuda española al mismo plazo, que ha subido al 1,784 % desde el 1,704 % precedente, según los datos de mercado recogidos por Efe.

La mala racha que han registrado todas las bolsas mundiales desde comienzos de año, que también se ha repetido hoy, ha propiciado que los inversores eviten el riesgo y depositen sus fondos en activos más seguros como el bono alemán -referente en el mercado de deuda- o el oro, que también ha visto incrementar su precio estos días.

El incesante descenso del precio del barril de Brent, que se sitúa en torno a los 27,5 dólares y en niveles de noviembre de 2003, ha provocado de nuevo pérdidas en todas las bolsas europeas y en la española, que se ha dejado el 3,2 %.

Con este escenario, el sobrecoste que se exige por comprar deuda del resto de países periféricos de la zona del euro también se ha incrementado de forma considerable tras la bajada del interés del bono alemán a diez años.

En este sentido, la prima de riesgo de Grecia ha sido de las que más se ha elevado, tras sumar 105 puntos básicos desde ayer y cerrar en 967 puntos, después de que el bono heleno a diez años haya subido hasta al 10,15 %, con lo que vuelve a niveles de agosto de 2015.

Por su parte, el riesgo país italiano se ha incrementado en 16 puntos básicos y ha terminado en 117, en tanto que el de Portugal ha subido a 244 puntos tras sumar 22 puntos básicos respecto la jornada anterior.

El precio de los seguros de impago de la deuda española (credit default swaps o CDS), cantidad que hay que pagar para garantizar una inversión de 10 millones de dólares, se ha elevado a 160.000 dólares, por debajo de los 174.000 dólares de los italianos.

Efe