El banco chino ICBC habría blanqueado 300 millones de euros

La Guardia Civil detiene a cinco directivos de la firma en España y registra su sede. El hilo del operativo, 32 chinos detenidos en mayo que lavaron dinero en la entidad

La Guardia Civil en la sede del banco  chino ICBC en Madrid
La Guardia Civil en la sede del banco chino ICBC en Madrid

La Guardia Civil detiene a cinco directivos de la firma en España y registra su sede. El hilo del operativo, 32 chinos detenidos en mayo que lavaron dinero en la entidad

Seguir el dinero es una de las máximas cuando de investigar delitos societarios o de corrupción se trata. Y eso es lo que han hecho los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil para destapar la presunta trama de blanqueo de capitales que habría urdido la división española del Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), una entidad cuyos principales accionistas son un fondo estatal de inversión china y el Ministerio de Finanzas del país asiático. Los agentes del Instituto Armado registraron ayer las oficinas centrales de la entidad en Madrid y detuvieron a su director y a cuatro directivos en el marco de una investigación que habría evidenciado que desde la entidad financiera «se facilita la introducción en el circuito financiero de fondos procedentes de delitos de contrabando, contra la Hacienda pública y contra los derechos de los trabajadores», según detalló la Guardia Civil en una nota.

Según explicó la Benemérita, con los servicios del ICBC, se habría dotado de la apariencia de legalidad suficiente a estos fondos, que luego se habrían transferido a China. Fuentes de la investigación apuntan que la cantidad blanqueada podría alcanzar los 300 millones de euros.

Las mismas fuentes destacaron que la entidad china, en sí misma, no era el objeto inicial de las pesquisas. «En principio, a quienes se estaba investigando era a los que querían blanquear el dinero. Pero conforme avanzaron los trabajos, el propio ICBC se convirtió en el centro de la investigación como autor del lavado», explican. Los investigadores han constatado que ICBC «no se comportaba como un banco tradicional» y tratan ahora de averiguar «cual era su verdadero negocio».

Como aseguraron tanto la Guardia Civil como la Europol, el origen de las pesquisas sobre el ICBC está en la «operación Shadow». En mayo pasado, el Instituto Armado detuvo a 32 ciudadanos de nacionalidad china vinculados a una mafia china a los que se acusó, entre otros delitos, de blanqueo de capitales. Esta organización habría lavado al menos 40 millones de euros a través del ICBC, según explicó la Guardia Civil ayer en un comunicado. La organización fue acusada de defraudar a la Hacienda Pública 14 millones de euros y mover otros 300 millones de euros.

La red se dedicaba al tráfico internacional de mercancías eludiendo el pago de los impuestos asociadas al mismo. Importaban grandes cantidades de artículos de los que se venden en los bazares chinos sin tributar, incurriendo en delitos como blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública, contrabando o incluso organización criminal. Los beneficios de estas operaciones acababan en su gran mayoría en China, donde viven los jefes de la organización. Hasta allí llegan las remesas de dinero en metálico, muchas veces por medio de mensajeros.

El grupo criminal vinculado a la «operación Snake» no sería el único que habría utilizado los servicios de la entidad china para blanquear capitales procedentes de actividades ilícitas. Europol aseguró que de las pesquisas se deduce que hay «conexiones internacionales» que llevan hasta Francia, Alemania o Lituania, donde la entidad china también tiene sucursales.

Los registros practicados en las oficinas del ICBC en el céntrico Paseo de Recoletos de la capital, en los que participaron 80 miembros de la UCO, se prolongarán hasta hoy. Los agentes clonaron los ordenadores en busca de documentación que pueda arrojar más datos que se sumen a los que ya están en poder de la Guardia Civil, según explicaron fuentes de la investigación a Ep. La operación se ha realizado bajo la dirección del juzgado número siete de Parla y la Fiscalía Anticorrupción.

En los últimos años, el ICBC ha estado implicado en otro gran escándalo. Fue en 2005. Entonces, las autoridades chinas arrestaron a un gran número de altos directivos y cuadros medios de la entidad, así como a varios cargos públicos. Todos fueron acusados de orquestar un plan para robar el equivalente a 800 millones. En su último informe remitido a la Bolsa de Hong Kong, el banco se vanagloriaba de los avances que había hecho en la lucha contra la corrupción y el blanqueo de capitales en sus oficinas europeas.