Más castigo para los fondos de inversión

Pese a que continúan siendo los vehículos preferidos para ahorrar a largo plazo y lograr algo de rentabilidad, la inestabilidad y volatilidad de los mercados han hecho mella en los rendimientos que ofrecen

La Razón
La RazónLa Razón

Pese a que continúan siendo los vehículos preferidos para ahorrar a largo plazo y lograr algo de rentabilidad, la inestabilidad y volatilidad de los mercados han hecho mella en los rendimientos que ofrecen

El Brexit pilló a más de uno con el pie cambiado y demostró que los cisnes negros siempre pueden aparecer. Las expectativas del mercado descontaban que la votación final del referéndum fuera favorable a la permanencia, por lo que las decisiones de inversión que se tomaron resultaron equívocas. De ahí, el impacto negativo que ha tenido la polémica salida de los británicos sobre los fondos.

Tras el varapalo que sufrió el mercado en el arranque del año como consecuencia, entre otros factores, de una abrupta desaceleración de la economía china, la inesperada marcha de Reino Unido abofeteó de nuevo el valor liquidativo de los fondos. Pero a pesar de la elevada incertidumbre generada por el Brexit, los fondos de inversión registraron en junio suscripciones netas positivas superiores a los 394 millones de euros. No obstante, el patrimonio de la inversión colectiva en España –fondos y sociedades– se situó a finales del mes pasado en 364.819 millones de euros, 2.548 millones menos que en mayo. Y la rentabilidad media anual ponderada de los fondos de inversión a un año era, a 30 de junio, del -2,09%.

Francisco Marín, presidente del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España, sostiene que ante la sorpresa del Brexit se ha pasado a episodios de alta volatilidad y una cierta «sobrerreacción», que se ha confirmado con la paulatina recuperación de los niveles del mercado. De todas formas, teniendo en cuenta la incertidumbre general, «veremos más episodios de este tipo en los próximos meses». Marín resalta que los fondos han continuado siendo una de las alternativas de inversión, aunque admite que algunos inversores más «temerosos» han abandonado este vehículo, mientras que otros han decidido asumir riesgo. «Teniendo en cuenta la evolución del mercado, las rentabilidades no han sido atractivas», apostilla.

Ángel Martínez-Aldama, director del Observatorio Inverco, remarca que, desde el 24 de junio, los mercados han ido mejorando y que el ajuste en el valor de las carteras de los partícipes –poco más de 2.100 millones de euros– se ha recuperado en parte. En el primer semestre del año, las suscripciones netas a fondos de inversión han sido positivas por un importe cercano a los 2.000 millones de euros, aunque el patrimonio se haya reducido en 1.800 millones como consecuencia de la evolución de los mercados durante el primer trimestre y por el efecto Brexit.

La volatilidad se ha instaurado en las bolsas y la mayoría de los analistas augura más incertidumbres para el futuro más inmediato. Marín recuerda que los fondos invierten en activos, por lo que su comportamiento dependerá del devenir del mercado. Y agrega que «no hay bolas de cristal. El inversor debe analizar qué tipo de fondo tiene, qué nivel de riesgo desea asumir y, sobre todo, preguntar mucho a su asesor financiero».

Los tradicionales depósitos bancarios apenas ofrecen rendimiento y la bolsa asusta a los ahorradores con mayor aversión al riesgo, por lo que las alternativas de inversión se han reducido bastante desde la bajada de tipos. Por ello, Martínez-Aldama asegura que los fondos son actualmente el único instrumento de ahorro para conseguir una rentabilidad a medio plazo –mayor o menor, en función de la categoría–. «Los ahorradores tienen un objetivo de inversión a medio y largo plazo, por lo que los vaivenes temporales, al alza o a la baja, no deben preocuparles. Las incertidumbres irán bajando en intensidad y eso tendrá un reflejo en las valoraciones de los activos», añade.

En cuanto a las principales amenazas para la rentabilidad de los fondos, Marín destaca las incertidumbres en torno al Brexit, los mercados de deuda fija, las dudas sobre el crecimiento económico, la tormenta en el mercado de divisas o los riesgos geopolíticos. El presidente del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España afirma que no se puede hacer una recomendación generalizada, porque la decisión de inversión de cada persona está ligada a sus expectativas de rentabilidad, a su capacidad de asumir riesgos y a la liquidez esperada.