Murcia, entre las regiones con mayor pobreza y peores registros en desarrollo humano

Murcia es una de las comunidades que sufre más las consecuencias de la crisis, al tener una renta per cápita baja, limitada dotación de capital humano y bajo nivel de industrialización, lo que provoca «un mayor deterioro» en el índice de pobreza económica y en el de desarrollo humano (que combina indicadores como salud, educación y bienestar).

El último numero de Papeles de Economía Española, editado por la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas) y dedicado a la economía de las regiones españolas durante la crisis, pone de manifiesto que el PIB regional ha descendido desde 2008 un 7%, que la tasa de destrucción de empleo ha bajado un 21% y que el paro ha pasado del 10 al 29%.

Según Funcas, Murcia suele sufrir oscilaciones cíclicas «más acusadas que las demás regiones», y propone políticas específicas para sus «debilidades estructurales», entre las que cita la baja renta per cápita, que está «entre las más bajas del país»; el menor nivel de industrialización o la limitada dotación de capital humano.

El informe de la organización de cajas de ahorro también pone de manifiesto que «las consecuencias de la crisis se dejaron notar con más crudeza en el mercado de trabajo, situando a Murcia entre las regiones con más destrucción de empleo y mayor tasa de paro», así como que la comunidad tiene la población activa con niveles educativos más bajos del país.

Por contra, según Funcas, las políticas de estímulo a los emprendedores sitúan a Murcia entre las regiones con mayor impacto en la reducción del desempleo, sobre todo en la conversión de asalariados en autónomos.

Con respecto al índice de desarrollo humano, en el que se combinan indicadores de salud, educación y bienestar material, Funcas señala que, antes de la crisis, Murcia estaba por debajo de la media nacional y que ahora es una de las regiones que sufre «un mayor deterioro» en estos indicadores por «un fuerte caída de la renta y el gasto de las familias, y por un importante crecimiento de la desigualdad».

«Murcia ha experimentado en el periodo de crisis un gran deterioro en el índice de pobreza económica, hasta situarse entre las regiones con peores registros, tanto por la ampliación de la brecha de pobreza como por la intensidad con que se manifiesta el desempleo de larga duración», reitera el informe.

Junto a Murcia, la Comunidad Valenciana, Andalucía y Castilla-La Mancha han sido las comunidades más castigadas por la crisis, mientras que el País Vasco, Madrid, Navarra y Castilla y León, han sido las menos perjudicadas, ha informado hoy la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas).

El informe de Funcas asegura que existen diferencias «considerables» entre las comunidades, lo que supone que habrá que «priorizar» distintas políticas dependiendo de la situación de cada autonomía.

El director general de Funcas, Carlos Ocaña, ha señalado en la presentación del informe que la salida de la crisis será diversificada y no habrá un único sector que opere como «sector milagro para la recuperación» porque «habrá variedad de sectores que tiren de la economía».