Popular apuesta por el exterior y nombra consejero delegado un coche en España

Francisco Gómez será el número dos de la entidad bancaria

Francisco Gómez
Francisco Gómez

Banco Popular dio ayer por concluida una etapa de su historia, centrada en el negocio doméstico, y abrió la puerta a la expansión internacional. El alto precio pagado por la entidad durante estos años de crisis en forma de recapitalización y saneamiento ha obligado a su consejo de administración a diseñar un plan de futuro marcado por el objetivo de lograr que un 30 por ciento del beneficio provenga de otros países dentro de cinco años, según confesó el presidente del banco, Ángel Ron, a la agencia Efe. La nueva etapa se abrió con el nombramiento de Francisco Gómez como consejero delegado, una figura directiva que desapareció del organigrama de la entidad hace unos años. Jacobo González-Robatto, director general corporativo y financiero, pasará a formar parte del consejo asesor internacional.

En la actualidad, Banco Popular tiene en el exterior alrededor de un 6% de sus activos. Cuenta con 200 oficinas en Portugal y tiene presencia en Miami, a través del Totalbank. Según Ron, el objetivo de crecimiento se centra en Florida, una de las puertas de entrada a Iberoamérica, México y algún otro país del istmo central.

El nuevo consejero delegado era hasta la fecha director general de Riesgos en el banco, al que se incorporó en 1988. Tiene 49 años de edad y es licenciado en Ciencias Económicas.

Además, el consejo de administración acordó ayer reducir su tamaño de veinte a quince miembros en el plazo de un año y limitar la edad de permanencia en el mismo a 75 años.

Ron aseguró que Banco Popular tiene la voluntad de seguir su camino en solitario y sin ganar tamaño en España.