Rubalcaba propone un gran pacto político y social contra el desempleo

El texto ha sido enviado ya a Rajoy y hoy se trasladará a CEOE y sindicatos

Rubalcaba se reunió ayer con asociaciones y militantes socialistas para recoger propuestas de cara a crear empleo. A su lado estaban, entre otros,  los diputados Pedro Sánchez  y Rafael Simancas
Rubalcaba se reunió ayer con asociaciones y militantes socialistas para recoger propuestas de cara a crear empleo. A su lado estaban, entre otros, los diputados Pedro Sánchez y Rafael Simancas

No es sólo un titular fabricado para una mañana de domingo. La oferta de un gran pacto político y social frente al desempleo que lanzó ayer Alfredo Pérez Rubalcaba es una medida meditada y puesta negro sobre blanco en 49 folios que ya han sido remitidos al presidente del Gobierno y hoy mismo se trasladarán a la CEOE, a los sindicatos y a todos los partidos políticios. Y es que la EPA que se hizo pública el viernes y que sitúa la tasa de paro en el 26 por ciento de la población activa ha marcado un punto de inflexión, ya que la oposición cree que nuestro país tiene ya en la destrucción de empleo un problema estructural y no puede fracasar en la búsqueda de soluciones. De ahí que el secretario general del PSOE considere que estamos en una situación de «emergencia nacional» ante la que es urgente impulsar medidas a corto y medio plazo.

El documento contiene un programa de acción a corto, con 16 medidas concretas, y otro grupo de propuestas a medio plazo, articuladas en torno a cinco grandes ejes, según detalló ayer Rubalcaba en acto sobre empleo celebrado en la sede socialista de Ferraz.

Entre las principales medidas, la propuesta del PSOE recoge la puesta en marcha de un fondo público para la financiación de empresas, autoempleo y emprendedores, que requiere de 20.000 millones de euros en 2013. El objetivo: movilizar crédito para impulsar la reactivación de la economía y el desarrollo de proyectos empresariales, mediante conciertos con las entidades financieras, a un tipo de interés bonificado. Los socialistas proponen además que las empresas de menos de 50 trabajadores no paguen cotizaciones sociales el primer año de un nuevo contrato y tengan descuentos del 75 y el 50 por ciento los dos siguientes. El documento, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, plantea planes de empleo específicos para comunidades autónomas con más del 30 por ciento del paro y la ampliación del plan Prepara, para que quien haya recibido la ayuda de 400 euros pueda volver a beneficiarse otros seis meses más.

En el ámbito de la lucha contra el paro juvenil, el PSOE propone que los emprendedores menores de 35 años paguen una cotización reducida de 50 euros mensuales los seis primeros meses, pero también un «programa de primera experiencia profesional» de cuatro años que permitiría a 400.000 jóvenes con cualificación y titulación tener una experiencia en las empresas, para «superar la negativa evolución» de los contratos en prácticas. Para los desempleados de entre 20 y 30 años, sin cualificación profresional alguna, se plantea la creación de un contrato de aprendizaje de entre dos y tres años de duración.

Entre las propuestas a medio plazo, se contempla cumplir el objetivo del déficit del 3 por ciento en el año 2016, si bien recoge la exclusión de la financiación de proyectos de inversión pública y la política de estimulación de la internacionalización de empresas del cómputo total en los objetivos. En este apartado, se reclama el apoyo a la creación de nuevos proyectos empresariales, con medidas de estímulo tales como la eliminación del impuesto de sociedades en pymes que reinviertan el 100 por ciento de sus beneficios.

en su proyecto empresarial. En esta misma línea, se propone una reducción del 50 por ciento del impuesto de sociedades que corresponda a la empresa resultante de una fusión entre empresas de tamaño inferior a 50 trabajadores durante tres años, siempre que se mantenga durante ocho años. Además, pide incrementar el salario mínimo interprofesional "de forma paralela"al crecimiento de los salarios.

El documento incluye planes de prevención del abandono escolar, una apuesta decidida por el diálogo social en el marco del pacto de rentas o la modificación de la reforma laboral en los aspectos más negativos.