Sacyr ultima con la Sareb liquidar 580 millones de deuda en Vallehermoso

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Sacyr ultima con la Sareb un acuerdo para hacer frente a la deuda de 580 millones de euros que tiene contraída la entidad que preside Belén Romana en la compañía inmobiliaria, cuya liquidación de activos y pasivos asociados podría estar culminada a finales de este mismo año.

Sacyr ultima con la Sareb un acuerdo para hacer frente a la deuda de 580 millones de euros que tiene contraída la entidad que preside Belén Romana en la compañía inmobiliaria, cuya liquidación de activos y pasivos asociados podría estar culminada a finales de este mismo año.

El principio de acuerdo entre Sacyr y Sareb se encuentra no obstante pendiente de ser firmado.

Tras intervenir en la Junta de Accionistas, el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, ha asegurado que las negociaciones con la Sareb están muy bien encaminadas y que quedan pendientes otras dos actuaciones con dos entidades financieras que también van por buen camino.

Con todo ello, Sacyr espera culminar a finales de 2014 la liquidación ordenada de los activos y pasivos asociados a su filial Vallehermoso con las entidades financieras acreedoras.

La deuda de Vallehermoso está asociada, fundamentalmente, a suelo y a promociones inmobiliarias. De hecho, la compañía ya ha empezado a vender entre 20 y 30 pisos.

A cierre del primer trimestre del año, Vallehermoso, que se mantiene como actividad interrumpida, contabilizaba una deuda de 791 millones de euros (679 millones asociada a suelo y 137 millones a producto.

A marzo, el stock de viviendas se situaba en 302 unidades, el 57 % menos que en el mismo periodo del año anterior, mientras que las ventas de Vallehermoso en los tres primeros meses del año fueron de 10,6 millones, el 70 % inferiores a 2013.

De hecho, la compañía estaba a la espera de cerrar un acuerdo con la Sareb para reducir la exposición de grupo al sector inmobiliario.

A finales del pasado año, la compañía cerró acuerdos de dación en pago para ceder y vender activos inmobiliarios con extinción de deuda asociada por un importe global cercano a los 400 millones de euros.

Entonces, el director financiero de Sacyr, Fernando Lacadena aseguró que la compañía esperaba cerrar en "escasos"meses la venta de Vallehermoso, un proceso en el que el grupo mantenía contactos con varios inversores que habían mostrado interés y que estaban en distintas fases de avance.

En este contexto, el directivo de Sacyr indicó que la compañía había valorado y ejecutado todas las posibilidades que el mercado había ofrecido en un proceso que esperaba que fuera "ordenado y amigable"con los acreedores, especialmente entidades financieras.

A finales de julio, Sacyr inscribió en el Registro Mercantil su nueva denominación, que prescindía en su nombre de Vallehermoso.