Sin casa por las renovables

Más de 55.000 familias, al borde de la quiebra por el recorte de las ayudas desde 2011 La UE pide soluciones a la CNE

Imagínese que un anuncio le «vende» una inversión segura. No se lo creería. Pero ¿y si ese anuncio estuviera publicado en el BOE? Pues eso es lo que les ha pasado con la fotovoltaica a más de 55.000 familias que, tras ver lo aparentemente fiable que era invertir en esta tecnología con la entrada en vigor del Real Decreto 661/2007, decidieron invertir pidiendo en muchos casos préstamos con su casa como aval y ahora están, en muchos casos, a punto de perderla. Sólo pasaron tres años desde que el mismo Gobierno que hizo el anuncio, el de Zapatero, aplicase un recorte retroactivo de un 30% a los ingresos. Y ahora, con el actual Gobierno, hay que sumar otro 7%.

Buscar soluciones

Para buscar una solución para estas familias, el presidente de la Asociación Nacional de Productores e Inversores en Energías Renovables (Anpier) y también afectado, Miguel Martínez-Aroca, se ha reunido esta semana en Bruselas con la secretaria general del Consejo de Reguladores Europeos de la Energía (CEER), Natalie McCoy, quien le ha asegurado que pedirá un informe a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para que les precisen la situación real y poder así trasladar al Parlamento Europeo cuál es la situación.

«Debido a que esto es un atropello, el CEER nos llamó para ver cómo nos pueden ayudar», explica Martínez-Aroca. «Desde Bruselas se nos ve con buenos ojos. Somos 55.000 familias cuyo único pecado fue invertir donde el Gobierno socialista nos pidió. Aunque no pueden actuar directamente, van a intentar estudiar cómo reconducir la situación, porque 2013 va ser el peor de todos los años de recortes que ha habido en fotovoltaica por el solapamiento de recortes».

El encuentro ha servido ya de algo. Anpier recibió «el mismo día en que tenía lugar una llamada de la Secretaría de Estado de Energía convocándonos a una reunión el 12 de febrero», avanza. Una reunión que «nunca tuvo lugar cuando Miguel Sebastián era ministro», pese a las insistencias. Además, el martes, el presidente de Anpier se reunirá con la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, y el miércoles, con el director general de Energía, Jaime Suárez.

Y es que la situación parece insostenible. Según Anpier, de no producirse cambios, el panorama actual llevará a la quiebra al 80% de las plantas fotovoltaicas, todas las que tienen financiación ajena. De ahí que sea urgente hallar una solución, que pudiera ser la refinanciación de los préstamos sin que se les exija a las familias, agricultores y cooperativas más seguridad, como «las líneas de crédito ICO de la Ley de Economía Sostenible, y que en la práctica no se dieron», añade.

Desde Anpier califican los cambios regulatorios de «una estafa maquinada para aproximarse a los objetivos energéticos europeos de 2020 y a cumplir con los compromisos de Kioto a costa de la inversión de 55.000 familias, que ahora no obtienen el retorno prometido en el BOE», afirman. «Se trata –según Martínez-Aroca– de una maniobra más escandalosa que la estafa de las preferentes, porque éstas eran de bancos privados y las nuestras, de los gobiernos. En concreto –prosigue–, la merma provocada por el PSOE para el que tenga una instalación de 50 kilovatios sería de entre 5.000 y 6.000 euros al año. Si se suma el 7% impuesto por el PP, la pérdida ascendería a 9.000 euros en 2013».

Para el presidente de la Fundación Renovables, «todo lo que sea denunciar en Europa el incumplimiento que viene haciendo España de la directiva europea me parece necesario y se tenía que hacer más. Lo que sucede con la fotovoltaica va a pasar con el resto de renovables La culpa del déficit tarifario de las renovables es de un 13-16%, no más por mucho que se quiera dar a entender lo contrario».