Soria: «Hay voluntad de las eléctricas de retirar los recursos y de pactar»

Ministro de Industria, Energía y Turismo

«Lo que me faltaba», bromea Soria cuando se le propone fotografiarse junto a dos señales de alta tensión. La suya, generada por una reforma energética que puso a todo el sector en armas, la quema una hora al día en la bici elíptica. Pero cuando las aguas parecían calmadas, llega Montoro y enchufa los 3.600 millones de déficit que debía asumir el Estado a las eléctricas. Más tensión.

– ¿Cuánto va a subir la luz?

– La luz sube lo que dice el mercado, no lo que dice el Gobierno. El 50% del recibo viene determinado por lo que cada tres meses ofrecen en una subasta los que producen electricidad de acuerdo a las previsiones de generación. Si ese precio es superior al de la subasta precedente, sube la luz. Si es inferior, baja. ¿Sube siempre la luz como consecuencia de la subasta? No. Por ejemplo, este año en la subasta del segundo trimestre bajó el precio un 6,3%. En 2013, la luz ha subido un 0,7%. Entre 2006 y 2011 ha subido un 63%.

– Pero la decisión de Montoro de no asumir en los PGE los 3.600 millones del déficit de tarifa correspondientes a 2013 se va a traducir en una subida. Hay que pagarlo.

– No. Eso se va a traducir en que las eléctricas van a tener que emitir para financiar esos 3.600 millones y el Estado da un aval. Los precios no tienen que subir para cubrir ese déficit. Si acaso para financiar lo que es la amortización del principal. Eso sí, pero durante 15 años. Año a año. Eso no llega ni al 1-1,5%... Un 2%, a todo reventar. Si uno contrasta hoy los ingresos del sistema eléctrico con los costes de las actividades reguladas, no sólo no tiene déficit, sino que incluso tiene un pequeño superávit.

– ¿Cómo se entiende ese superávit con un déficit de 3.600 millones?

– Porque el déficit no viene por una diferencia entre ingresos y costes, sino porque en la reforma eléctrica, el sector, así como los consumidores, han contribuido en términos del incremento que hubo en los peajes del sistema en octubre. Todo el mundo ha puesto su parte. Y el Estado tenía que poner la suya este año 2013. Pero no la puede poner, porque si lo hace no se cumple el objetivo de déficit público, que es superior en la política económica al del equilibrio eléctrico. Un mayor déficit público tiene implicaciones en toda la economía, también para el rating de las eléctricas. Por eso les proponemos que hagan una emisión sobre ese desfase y en 15 años, y sólo por esta vez, el Estado da su aval. Porque en el año 2014 el sistema está equilibrado. El año que viene no se va a dar esta situación porque, entre otras cosas, los 900 millones de las extrapeninsulares están en los PGE.

– ¿No sabían en julio (cuando se anunció la reforma) que estos 3.600 millones iban a causar tensiones en el déficit público?

– La evolución del déficit no se sabe hasta que no termine el año. Lo que sí se sabe es la evolución de los ingresos públicos. Y si se ve que esta no es la necesaria para cubrir este objetivo, hay que buscar alternativas. Insisto: el objetivo más importante es el cumplimiento del déficit público. Sin esto nada puede salir adelante. Por ejemplo, una de las razones por las que el riesgo país está a 221 puntos cuando hace un año estaba a 639 es porque los mercados ven que se controla el déficit. Si vieran la imagen contraria como consecuencia de estos 3.600 millones, estaríamos mermando toda esa mejora.

– Este giro a mitad de la jugada incide también en los balances de las eléctricas. ¿Ha habido precipitación en la reforma?

– No.

– Pero usted plantea una cosa y llega Montoro y decide la contraria...

– Es una cuestión de Gobierno. Hemos tomado medidas muy complicadas, pero empieza a haber señales positivas. También para las eléctricas, que ahora salen a financiarse a un 4% y no a un 7,5%. Las primeras interesadas en que se cumpla el déficit público para financiarse a menor coste son las empresas, sobre todo las «utilities». Además, la sociedad española está haciendo un sacrificio enorme. Las eléctricas también deben implicarse. Les he pedido que arrimen el hombro. No pueden pensar que esto no va con ellas. Y en esta ocasión se les pide que emitan con el aval del Estado, una situación mucho más favorable que la que se daba. Cuando había un déficit, se residenciaba en los balances de estas empresas. Estaba el FADE, pero a veces no se encontraba un nicho de mercado para esa emisión y la deuda estaba parada muchos meses en sus balances sin titulizarse.

– Dice que con esta jugada se evita el golpe de subir la luz un 14%, pero entre amortizaciones, 21% de IVA, impuestos... En esos 15 años vamos a pagar mucho más por esos 3.600 millones. ¿No sería más conveniente subir de una vez la luz?

– Subir la luz un 14% está totalmente contraindicado. Y más si es como consecuencia de un recurso de las eléctricas que eventualmente puedan ganar.

– Cuando condiciona el aval del Estado a que las eléctricas retiren el recurso contra los peajes de agosto, ¿está reconociendo que tienen razón?

– Lo que les decimos es que el entendimiento con el Gobierno no puede ser a través de los tribunales. No pueden pretender que lo que traen al Ministerio vaya a misa. Sabemos que estas empresas están disminuyendo sus beneficios y que en vez de tener 6.500 millones van a tener algo menos. Pero hay que tener en cuenta la situación en la que está el país y contribuir. Pero además, les damos ese aval, que puede implicar un ligero incremento de los precios, que en ningún caso va a estar por encima del 2%, pero que es preferible a uno del 14%.

– ¿Tienen voluntad de retirar el recurso?

– Creo que sí. He hablado con ellos y hay voluntad de llegar a acuerdos. Y creo que una decisión contraria sería muy negativa para la economía y para el consumidor.

– ¿Puede Industria retocar esos peajes?

– En estos momentos, no se contempla.

– ¿Ha habido descoordinación entre Industria y Hacienda?

– En absoluto. Ni la más mínima.

– Tampoco me lo diría...

– Se lo puedo contar entero.

– Adelante...

– Me reúno el día antes de que se introduzcan las enmiendas en el Senado (que sacaban los 3.600 millones del agujero eléctrico de los PGE). Convoco a las cinco eléctricas y les transmito que necesitamos su colaboración. Les sugiero que hablen con el ministro de Hacienda. Soy yo el que pide al ministro que los escuche, no al revés. Lo que pasa que en este mundo ya se sabe, se escriben cosas que poco tienen que ver con la realidad.

– ¿Se siente desautorizado por Montoro?

– En absoluto. Entiendo que la historia tiene su atractivo. No voy a criticar que se escriban cosas que no coinciden con la realidad. Si me lo pregunta directamente, no he visto ningún caso de desautorización en este Gobierno y menos de un ministro a otro.

– ¿Amigos o colegas?

– Amigos desde hace muchísimos años. Montoro me ha apoyado en campañas desde 1995. Casi en todas las que me he presentado en Canarias. Le respeto mucho como persona y como profesional.

– ¿Le ha pedido el cuerpo dimitir?

– Me he planteado cumplir la responsabilidad que me ha planteado el presidente del Gobierno. Siempre he hecho lo que el presidente del partido me ha pedido.

– ¿Tuvo que recordar usted al presidente de una eléctrica en esa reunión que estaba hablando con un ministro?

– No hablaría de una reunión privada, pero jamás le diría a nadie cómo tiene que hablar. Respondo de cómo hablo yo. Pero fue una reunión sumamente cordial. Otra cosa es que se coincida. Ellos defienden su interés y el Gobierno, el interés general.

– No habrá déficit en 2014. ¿Qué pasaría si Montoro saca otra vez los 900 millones de las extrapeninsulares de los PGE?

– Este año hay un ligero superávit de 180.000 euros. El desfase que se produce no es por las medidas regulatorias adoptadas. Pero es el último año en que esto va a ocurrir. Porque la Ley de Crédito Extraordinario, los 2.200 millones, era sólo para este año. Los 500 millones del incremento en el tipo impositivo de la Ley de Hidrocarburos que introdujimos el año pasado eran para el sector eléctrico. Y ahora resulta que no pueden ir enteros porque para eso hace falta un cambio en el sistema de financiación autonómica, donde se dice que el 58% de los rendimientos de esos impuestos de hidrocarburos va a las comunidades autónomas. No se ha hecho ese cambio, aunque está en marcha. Y luego están los 900 millones de las extrapeninsulares que ya están en el proyecto de presupuestos para 2014.

– ¿Y si dentro de unos meses necesitamos sacar esos 900 millones de los PGE para volver a equilibrar las cuentas públicas?

– Ya no vamos a necesitar de los PGE, salvo los 900 millones de las extrapeninsulares. Ésos están en los PGE y se van a liberar en los dos o tres primeros meses de 2014.

– ¿Y si salen de los PGE?

– Las cuentas ya no están en equilibrio.

– ¿Se cerrará el año con 3.600 millones de déficit o nos iremos a 4.000?

– A más, no.

– El precio de la energía está disparado y la subasta está a la vuelta de la esquina, ¿cuánto calcula Industria que subirá por ese término el recibo en enero?

– Hay parados tres reactores nucleares. Hay menos viento y menos agua, todo eso es verdad. Pero a veces hay sorpresas.

– A partir de ese momento habrá que empezar a trasladar en el recibo el desajuste de los 3.600 millones...

– Eso se mete de una sola vez. Lo que sea como consecuencia de la amortización, no del déficit. Y se metería una quinceava parte, porque son 15 años. Puede ser en el segundo trimestre o en el primero.

– Entonces podemos pensar que la luz subirá no menos del 5% en enero...

– Eso partiendo de que usted tiene dotes de adivino. Hay que esperar.

– ¿Y la reforma del sistema gasista?

– Hay acumulado un déficit incipiente. (Industria ha congelado los peajes pese a los 399 millones de desajuste previstos para 2013 y los 413 para 2014. Para cuadrar las cuentas de 2013 y 2014 habría que subir los peajes un 27,24%). Tenemos que actuar para que no se produzca un desfase de 400-500 millones al año. Estamos estudiando medidas. Todavía está un poco verde, pero creo que entre enero y febrero estaremos en condiciones de presentar algo.

– Las nuevas retribuciones a las renovables iban para noviembre. ¿Cuándo estarán?

– Antes del 31 de diciembre.

– Las renovables amenazan con un aluvión de recursos.

– Hemos introducido cambios porque si no quiebra el sistema eléctrico. Es imposible seguir retribuyendo con las primas al régimen especial porque sólo en 2013 son unos 10.000 millones de euros, que es la mitad de todo el coste regulado. Es imposible.

– ¿Quiénes serán los más castigados?

– Lo hemos hecho de manera homogénea. Desconozco el resultado final. El transporte y la distribución van a tener un 6,5%. La eólica, fotovoltaica, cogeneración, termosolar, biomasa van a tener un 7,5%.

– ¿Se está destruyendo a las renovables?

– No lo comparto. Eso es lo que piden algunos del sector. Que se terminen todo tipo de incentivos a las renovables. Nosotros creemos que no debe ser así. En las renovables hay un nicho de negocio y tenemos una buena tecnología. Eso es compatible con que se siga desarrollando aquí, pero no podemos pagar rentabilidades del 15-20%.

– Pero se pactaron unas condiciones y a medio camino se han cambiado. Es lógico que se presenten recursos.

– Es legítimo. Pero lo que dice la ley sobre las actividades reguladas es que tienen que tener una rentabilidad razonable. Lo que no dice es en qué consiste esa rentabilidad. El Gobierno puede decidir que la rentabilidad razonable sea del 20%. Pero si eso no se puede pagar hay que cambiarlo. El mismo Gobierno que aprobó eso lo modificó en 2010. Lo recurrieron, pero el Supremo le dio la razón a ese Gobierno porque seguía habiendo una rentabilidad razonable aunque no fuera la que se había fijado.

– En este sector se queja todo el mundo.

– Todo el mundo.

– Dicen que va a haber un cierre de plantas y todo se va a ir al garete...

– Nada se va a ir al garete. Todo lo contrario. Lo que se había ido al garete se está recuperando. Vea la apetencia inversora extranjera. Entre enero y octubre de 2012 salen de España 225.000 millones. En el mismo periodo de 2013, entran 45.000 millones. Dicho esto, entiendo que haya gente que invirtió en función de unas condiciones que piense que éstas se han modificado. Pero eso no quiere decir que no siga siendo una oportunidad. Recuerdo una cosa: para una previsión fotovoltaica de 450 megavatios se instalaron 4.500, diez veces más; en la termosolar, para una previsión de 500 se montaron 2.500, cinco veces más. Y en paralelo a todo esto se hizo una previsión de cómo iba a evolucionar la economía y la demanda energética. Se estimó que la economía iba a crecer un 25% entre 2006 y 2012. Pero resulta que en esos años crecimos un 2%.

– ¿El amago de Pemex de hacerse con el control de Repsol fue una presión para que Brufau aceptara el acuerdo con Argentina por la expropiación de YPF?

– Pemex nunca tuvo intención de ampliar su participación en Repsol. Quieren ampliar la complementariedad en el negocio.

– ¿Tampoco tienen intención de ampliar su participación accionarial en el futuro?

– Eso es lo que me transmitieron el secretario de Estado de Energía de México y el director general de Pemex.

– ¿Pasaría algo si se hacen con el control de Repsol?

– Absolutamente nada. Pero al Gobierno le preocupa que haya empresas españolas que sean jugadores internacionales como Repsol o Telefónica.

– ¿Apoyaría el Gobierno una aventura de Repsol en México?

– Hay unas oportunidades extraordinarias con la reforma energética en México y creo que las empresas españolas pueden y deben tener un protagonismo importante. Pero esas cosas sólo dependen del órgano de dirección de esa empresa. Aunque el Gobierno siempre va a apoyar la internacionalización de nuestras empresas.

– ¿Y la fusión entre Gas Natural y Repsol?

– Eso depende de los órganos de dirección de esas empresas. El Gobierno no se entromete.

– Pero puede insinuar la conveniencia...

– No. En esta materia, no.

– ¿Sería conveniente una mayor concentración en el sector energético?

– No creo que sea bueno que los gobiernos se metan en ese tipo de decisiones.

– ¿Hay margen para bajar el IVA turístico?

–Lo hemos pasado del 8 al 10%. Sabemos que hay un incumplimiento con el sector. En 2014 habrá una reforma para mejorar la fiscalidad de las familias y los emprendedores. Aun subiendo el IVA, hemos tenido los dos mejores años turísticos.

–¿Qué hacemos con Barajas?

–Hay que maximizar el número de operadores. Hay que abrirlo a todas las aerolíneas. Están Korean Air, la china Hainan... Eso se concretará.

– ¿Por qué la negativa del Gobierno canario a las prospecciones de Repsol?

– Antes de que se aprobaran las prospecciones, la posición del Gobierno de Canarias era favorable. Eso está en las hemerotecas. En la última campaña electoral, el PSOE canario apostaba por autorizar las prospecciones con los ojos cerrados. Han pegado un giro de política parroquial, pero eso va para adelante. El estudio de impacto estará para la primera mitad de 2014.

– ¿Qué le parece el simposio «España contra Cataluña»?

– Sin fundamento. España no se entiende sin Cataluña y viceversa. La primera prioridad debieran ser los 800.000 desempleados que hay en Cataluña. Mientras, el Gobierno facilita herramientas para que paguen a sus proveedores o para que hagan frente a los vencimientos de su deuda.

–¿Le quita el sueño al Gobierno la consulta soberanista?

–No.