Un alemán gana en un año lo que un español en 20 meses

El sueldo medio de un trabajador español está en mitad de la tabla de los 28 países de la Unión Europea. En la imagen, un camarero sirviendo en Pamplona

Un ciudadano danés cobra 3.807 euros mensuales, nueve vaces más de lo que se lleva a casa un búlgaro: 407 euros

Un español tiene que trabajar dos años para cobrar lo que un luxemburgués en uno. Su sueldo está en la mitad de la tabla de los veintiocho países de la Unión Europea. Con 1.639 euros mensuales en el año 2017, ocupa el decimotercer lugar de una clasificación que encabeza Dinamarca (3.807 euros), cierra Bulgaria (407) y que tiene su punto medio en algo menos de 2.000 euros brutos. El salario medio búlgaro de un año es similar al que cobra un español en tres meses. Son datos de la segunda parte del VI Monitor Anual sobre salarios elaborado por la consultora suiza de recursos humanos Adecco, en colaboración con Barceló y Asociados, con datos medios del pasado ejercicio publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Eurostat.

La remuneración media europea (1.934 euros) ha crecido en el último ejercicio un 3,3%. El hecho de que el salario medio español haya mantenido un estabilidad (+0,2%), ha hecho que la brecha entre ambas magnitudes se haya ampliado en 2,6 puntos porcentuales. En 2016, el salario de un trabajador español era un 15,4% inferior a la de la media Europa; a cierre del pasado año, un 18% por debajo, o lo que es igual, 361 euros mensuales menos.

Diferencias insalvables

Los autores del informe dividen el mapa de la Unión Europea en tres partes. Hay diez países, todos ellos de la antigua Europa del Este, que tienen una salario medio inferior a 1.000 euros mensuales. Son Bulgaria (407 euros), Rumanía, Lituania, Letonia, Hungría, Polonia, Croacia, Eslovaquia, República Checa y Estonia (942 euros). Estos dos últimos países duplican el sueldo de Bulgaria, el país más pobre de la Europa de los 28.

El segundo bloque de países esta compuesto por nueve. Todos tienen una remuneración mensual medio de entre 1.000 y 2.500 euros. Son las economías con sueldos intermedios, utilizando la terminología que emplea Adecco. Entre ellos está España, tan distante de Portugal (1.017 euros), como de Reino Unido (2.381 euros). En este bloque las diferencias son aún más ostensibles. Los salarios medios de Reino Unido y Francia, por ejemplo, más que duplican los de Portugal (1.017) o Grecia (1.023).

El tercer y último bloque esta formado por otros nueve países, cuyos asalariados disfrutan de unas remuneraciones media superiores a los 2.500 euros mensuales, con Dinamarca, Luxemburgo e Irlanda ocupando el podio.

Las diferencias entre los países de la eurozona son algo menos traumáticas que en el conjunto de la UE. El salario de Luxemburgo es seis veces superior al de Lituania (566 euros).

España tiene una situación de clara ventaja en relación con las economías del Este de Europa, pero no soporta una comparación respecto a los países más avanzados. La brecha salarial entre España y Alemania, por ejemplo, alcanza los 1.080 euros mensuales (12.960 euros anuales) Un español gana un 39,7% menos que un alemán. En otras palabras, un español necesita trabajar 20 meses para tener un ingreso similar al que tiene un asalariado alemán en un año. Con Francia, la brecha también se ha ampliado en los últimos años.