Actualidad

Una amenaza para el negocio exterior de las constructoras

La Razón
La RazónLa Razón

Siendo Sacyr, por motivos obvios, la compañía que más tiene que perder si no se encuentra una solución a la crisis del Canal de Panamá, al resto del sector español de las infraestructuras también le va mucho en el envite. Si el proyecto, uno de los más emblemáticos a nivel mundial, fracasa, la imagen del sector, puntero a nivel mundial, sufrirá un duro revés que podría dificultar la consecución de otros proyectos relevantes en el mundo, como son el del propio Canal o la línea de alta velocidad entre Medina y La Meca que construye otro consorcio español. Y en un momento en el que la obra civil está seca en España, la contratación exterior se ha convertido en la tabla de salvación para las constructoras. En 2013 se adjudicaron obras fuera por valor de 30.000 millones de euros, un 30,4% más que en 2012. Las divisiones de construcción de las grandes compañías, de hecho, ya apenas trabajan en España. ACS obtiene el 95% de la facturación de esta división en el extranjero; Ferrovial, el 76%; Sacyr, el 63%; y FCC, el 43%.

Este año se han adjudicado contratos de gran envergadura económica y de prestigio. La compañía que controla Esther Koplowitz se ha adjudicado, por ejemplo, la construcción de tres líneas de metro en Riad (Arabia Saudí) por 6.070 millones de euros. ACS, la construcción del hotel resor Wynn Cotai en Macao por 2.144 millones. Y Ferrovial realizará la extensión de la autopista NTE de Texas por 1.380 millones.

Según los cálculos que maneja el Ministerio de Fomento, en los próximos años se licitarán proyectos en todo el mundo que suman un billón de euros, aproximadamente. Ni las constructoras españolas estarán en todos, ni a todos les resultan interesantes. Pero sí que pelearán por hacerse con algunos como el AVE brasileño, que se licitará en un par de años. Estados Unidos también ha aprobado una inversión de 56.000 millones de euros para los próximos seis años en alta velocidad. Y Rusia tiene preparados otros 15.000 millones de euros para conectar con ferrocarriles de altas prestaciones las ciudades de Moscú y de San Petesburgo.

Obras emblemáticas

AVE A LA MECA

Está siendo construido por un consorcio español

AVE BRASILEÑO

Se licitará en un par de años por 13.000 millones de euros

METRO DE RIAD

FCC construirá tres líneas por 6.070 millones

BÓSFORO

OHL ha trabajado en la construcción de los túneles