Actualidad

Una plataforma «made in Spain» para salvar más de 350.000 vidas en Europa

Connected Life es capaz de acortar hasta un 90% los tiempos de actuación de los profesionales en caso de urgencia tras un accidente

El hermano de Ángeles Rodríguez-Silván tenía tan solo 21 años cuando falleció en un trágico accidente de tráfico, que se llevó por delante, además de la suya otras cuatro vidas más, de personas jóvenes y sanas, con todo el futuro por delante. Y esa dura lección, muestra del valor de vivir y del riesgo constante que nos acecha, animó a este emprendedora a crear Connected Life, una compañía española que ha desarrollado un software único para interconectar a ciudadanos y profesionales en una plataforma que permite acortar hasta en un 90% los tiempos de reacción y actuación frente a cualquier tipo de percance.

Publicidad

Ángeles Rodríguez-Silván, CEO de la empresa, estima que el 65% de las muertes que se producen en Europa son consecuencia principalmente de la falta de una atención temprana por parte de los servicios de emergencia, o lo que es lo mosmo, más de 350.000 podrían evitarse gracias a un pronta actuación que propicia esta herramienta.

«Todos los días existen determinadas circunstancias donde la muerte no se puede evitar, pero también hay muchos fallecimientos de mayores, jóvenes, niños, deportistas, profesionales... que podrían sortearse con una adecuada gestión y rapidez de la incidencia. Nuestro objetivo es proteger la vida y ayudar a salvarla minimizando riesgos».

Connected Life es un servicio digital de seguridad personal que almacena información relevante y la gestiona para ahuyentar los peligros que, en ciertas circunstancias, amenazan la vida de alguien, ya sea una persona o una mascota. Se trata, en definitiva, de un servicio de interconexión entre los profesionales de la salud, los de la seguridad pública y los ciudadanos.

Rodríguez-Silván relata que, como cualquier idea, se genera de una necesidad, la de la rapidez e inmediatez en caso de urgencia, emergencia, accidente de tráfico, catástrofe, atentado terrorista...; una celeridad que ha demostrado que puede salvar vidas, bien sea la propia o la de algún ser querido.

Publicidad

Y la herramienta está teniendo una gran acogida. De hecho, tres años después de su lanzamiento –tuvo lugar en el segundo trimestre de 2016–, Connected Life cuenta con más de dos millones de usuarios y la previsión es mucho más ambiciosas, ya que prevé cerrar el ejercicio con 3.100.000.

«Connected Life es una solución que ha nacido para conectar vidas en el más amplio sentido de la palabra y, en este caso, ha vinculado a un gran equipo de profesionales con la madurez, solvencia y experiencia necesarias para conseguir que esto sea una realidad que ya pueden disfrutar millones de usuarios».

Publicidad

Rodríguez-Silván explica que el usuario activa la licencia de software (actualmente se comercializa mediante compañías de seguros y «corporate») con el objetivo de proteger su vida y la de su familia. Para ello hay que cumplimentar una serie de informaciones que, en caso de que la vida esté en riesgo o corra algún tipo de peligro, será realmente relevante y significativa. Así, si surgiera cualquier tipo de necesidad o urgencia, los profesionales encargados de atender tal situación tendrían la posibilidad de acceder a esa información acreditándose en el software para obtener algún dato o detalle que pudiera terminar resultando relevante.

Coordinación de todos

Pero además de acceder a dicha información mediante una identificación que se realiza según las necesidades bajo biometría –reconocimiento facial–, código QR que pueda llevar el ciudadano, Documento Nacional de Identidad o matrícula del vehículo; gracias a esta herramienta el profesional asistente puede ayudar a gestionar la incidencia con la coordinación de los diferentes colectivos para acortar los tiempos de respuesta y de actuación, con las consecuentes ventajas que se derivan. Y es que esta rápida coordinación y gestión por parte de los profesionales del servicio de urgencias son las claves para reaccionar ante un accidente y poder salvar una vida.