Uno de cada tres españoles no tiene dinero tras pagar sus facturas

La Razón
La RazónLa Razón

Uno de cada tres españoles afirma no tener dinero después de pagar las facturas, según un informe sobre pagos de consumidores, que revela además que el 25 % estaría pensando en emigrar debido a la situación económica del país, el mismo porcentaje que dice no tener suficiente dinero para una vida digna.

Son los datos más concluyentes del informe de Pagos de Consumidores 2013, que ha realizado la gestora de créditos Intrum Justitia entre 10.000 consumidores de 21 países europeos con el objetivo de entender su comportamiento de pago.

En lo que respecto a España, el porcentaje de ciudadanos que dice no tener dinero tras pagar las facturas es superior al de la media europea, que se sitúa en el 26 por ciento, aunque algunos países como Grecia, Estonia o Hungría alcanzan el 40.

Aún así, a pesar de quedarse sin dinero tras saldar sus facturas, la mayoría de los españoles paga sus cuentas a tiempo y, según datos del índice de riesgo 2013, los consumidores en España han reducido su plazo de pago de 60 días en 2012 a los 58 este año.

Esta constatación pone de manifiesto que los consumidores españoles son muy conscientes de sus obligaciones y, es más, el 80 % cree que se deben pagar las facturas a tiempo y un 75 % sabe exactamente qué facturas recibe cada mes.

Pero si tienen que priorizar en el orden de pagar facturas, los españoles optan por pagar de las últimas el teléfono móvil y las compras por internet.

Y si pueden conseguir un ahorro en su presupuesto familiar lo hacen reduciendo el ocio y la ropa (79 %).

Otro dato revelador es que el 25 % de los españoles considera que no tiene una cantidad de dinero suficiente para una vida digna, un ránking que, no obstante, encabeza Estonia con un 52 %, seguido de Hungría con el 47 % y Grecia con el 44 %.

Para Luís Salvaterra, director general de Intrum Justitia Ibérica, "la presión continua sobre los consumidores y su escaso poder de compra hacen que sea especialmente trascendente prestar atención a sus hábitos porque pueden afectar directamente a la estabilidad financiera y económica".

Por ello, a juicio del directivo, el informe muestra "la necesidad de ofrecer soluciones de dinero en efectivo a los consumidores".

Unos consumidores que piensan (ocho de cada diez) que el Gobierno carece de un buen control financiero, un dato que en relación a la UE se reduce al 60 por ciento.

Los españoles perciben a los alemanes como los ciudadanos que mejor pagan sus facturas, pero, por el contrario, son percibidos por los europeos como los que peor pagan, sólo por detrás de Grecia.

Otro aspecto en el que se incide en el informe es que las mujeres se perciben como mejor gestoras de las finanzas familiares, ya que así lo afirma el 36 % de los españoles frente a sólo el 8 % que considera que los hombres realizan mejor esta tarea.