Van Rompuy avisa a Europa de que hay que seguir con las reformas

El presidente del Consejo Europeo advirtió de que, pese a que Europa ha dejado atrás los momentos más duros de la crisis, es necesario que se mantengan las reformas, y apuntó al desempleo juvenil y a la fragmentación de los mercados como dos de las principales preocupaciones.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, advirtió hoy de que, pese a que Europa ha dejado atrás los momentos más duros de la crisis, es necesario que se mantengan las reformas, y apuntó al desempleo juvenil y a la fragmentación de los mercados como dos de las principales preocupaciones.

"Sabemos que, incluso si hemos dejado atrás la fase más aguda de la crisis, necesitamos respaldar la recuperación y no podemos relajar nuestra concentración en las reformas", afirmó Van Rompuy en una conferencia de prensa previa a la reunión de los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido (G7) que se celebra en Bruselas.

La situación macroeconómica es el primer punto del segundo día del G7, que se desarrollará en la mañana del jueves, en un momento en que "la economía global se ha fortalecido", según Van Rompuy, quien destacó que la Unión Europea ha vuelto al crecimiento y se espera que esta mejoría se mantenga a lo largo de 2015 con una media de un 3 %.

"Esta perspectiva más brillante también se extiende a los países de la zona euro más vulnerables", subrayó el presidente del Consejo Europeo, la institución que reúne a los líderes de los Estados miembros.

Sin embargo, Van Rompuy mostró su preocupación debido a que el "desempleo global se mantiene demasiado alto"y, en especial, el juvenil, pese a que hay "signos alentadores".

También apuntó a la fragmentación de los mercados financieros y a la escasez de crédito como "otro motivo de preocupación para el crecimiento y el empleo".

En este sentido, Van Rompuy indicó que se están tomando "medidas decisivas", como la revisión de la calidad de activos y las pruebas de resistencia europeas, unas "herramientas clave para restablecer la plena confianza en la fortaleza de nuestros bancos".

"Esto debería ayudar (a la economía), también en el corto plazo, dado que unos bancos más fuertes son capaces de prestar más a los hogares y las empresas", aseguró.

Además de las cuestiones macroeconómicas y financieras, el G7 discutirá los avances en las negociaciones en curso entre la Unión Europea con Estados Unidos, Japón y Canadá para establecer tratados de libre comercio.

Van Rompuy y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se reunieron antes del encuentro con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

La energía, en particular la dependencia energética, el cambio climático y el desarrollo también estarán sobre la mesa de los líderes mundiales.