Decepción con Ciudadanos en Cataluña

«Atenuado el sentimiento de urgencia, crece la abstención entre los constitucionalistas»

El sondeo electoral en Cataluña, que ha elaborado «NC Report» para LA RAZÓN, confirma la sensible caída de Ciudadanos, que, de celebrarse hoy las elecciones autonómicas, perderían más de seiscientos mil votos y 16 escaños sobre los resultados de los comicios de diciembre de 2017, en los que fueron el partido ganador. La decepción entre muchos de los antiguos votantes de Inés Arrimadas, hoy en la escena política nacional, por el pobre rédito obtenido de una victoria, en la práctica, sin virtualidad política ante la suma mayoritaria de las formaciones separatistas, es evidente, pero no sólo responde a esa sensación de las oportunidades perdidas. Si por un lado el votante de Ciudadanos en el Principado, como el del resto de España, se debate entre el posibilismo de la nueva dirección naranja y el rechazo a colaborar con un gobierno proclive, la aritmética parlamentaria manda, a negociar con los mismos nacionalistas que impulsaron la intentona golpista de octubre de 2017, por otro lado parece que se ha atenuado el sentimiento de urgencia que propició la mayor participación y el agrupamiento del voto constitucional.

De hecho, el sondeo refleja un incremento de la abstención declarada de casi siete puntos porcentuales, hasta el 27, 3 por ciento del electorado, que afecta en su mayor parte al centro derecha constitucionalista. Así, son más los antiguos votantes de Ciudadanos que declaran que no acudirán a las urnas, el 19,3 por ciento, que los que aseguran que votarán al PP, el 18 por ciento; a VOX, el 12 por ciento, o al PSC, el 10,5 por ciento. Esta tendencia también afecta a los populares, que verían perderse un 17 por ciento de sus votos en la abstención. Asimismo, tanto Ciudadanos como el Partido Popular se verán afectados por la irrupción de VOX en Cataluña que, tal y como predice la encuesta, conseguiría más de 200.000 votos y 3 escaños. Esos apoyos, como en el resto de España, vendrían fundamentalmente de antiguos votantes populares, ya que el 24,2 por ciento de los cuales confiesa que votará al partido de Santiago Abascal, pero también de los desencantados con Inés Arrimadas.

En el otro extremo del arco parlamentario, el de los independentistas, y a falta de concretarse la hipotética ruptura interna de los antiguos convergentes, el sondeo prevé un cambio de mayoría en favor de ERC, que sumaría los tres escaños que perdería JxC. Por el último, pero no menos importante, el PSC recuperaría 8 escaños, hasta los 25, y los Comunes ganarían uno más, hasta los 8. No hay, pues, grandes cambios de tendencia en el mapa electoral catalán. Vuelven a ganar los nacionalistas, aunque sin ese 50 por ciento de los votos que reclama el ex presidente Torra para convertir unas elecciones autonómicas en un plebiscito.