Moreno potencia su perfil más personal para jugar en el terreno de Díaz

La secretaria general Partido Popular, María Dolores Cospedal (d), durante su intervención junto al candidato a la presidencia a la Junta de Andalucía por el Partido Popular, Juanma Moreno (i)
La secretaria general Partido Popular, María Dolores Cospedal (d), durante su intervención junto al candidato a la presidencia a la Junta de Andalucía por el Partido Popular, Juanma Moreno (i)

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores Cospedal, ha afirmado hoy que “el voto útil en Andalucía, el que asegura el cambio, es el voto al Partido Popular”.

El Día Internacional de la Mujer que se celebra hoy fue el polo de atracción de todos los actos de partidos en la segunda jornada de campaña electoral. Tres ministras – las titulares de Agricultura, Empleo y Fomento– y la secretaria general del PP-A, Dolores de Cospedal, arroparonaron al presidente regional del partido y candidato a la Junta, Juanma Moreno, que el día anterior había estado acompañado por Mariano Rajoy en Jerez. No tuvo el acto atmósfera de mitin, sino de foro con formato televisivo que tan de moda se ha puesto últimamente. Micrófonos de diadema, los intervinientes de pie en el centro del platillo y un cronómetro que iba marcando el ritmo en una pantalla. Las mujeres fueron las protagonistas en el graderío y en los discursos. Un discurso el de la igualdad del que ha hecho tradicionalmente bandera propia el Partido Socialista y que combatió Dolores de Cospedal: «Las mujeres estamos hartas de que la izquierda y el populismo se arroguen nuestra representación». La comparecencia conjunta de Cospedal y Juanma Moreno tenía su aquél. Moreno fue el candidato de Rajoy, pero no el de Cospedal.

El Partido Popular defendió un feminismo sin complejos de cuotas o de listas cremallera – «no me interesa cuántas mujeres hay en el Ibex 35», deslizó Ana Pastor–, ligado a la creación de empleo y a las diferencia entre Andalucía y el resto de las comunidades autónomas. Fátima Báñez desplegó la buena nueva de la recuperación económica, principal baza electora del PP, con datos de las oficinas del Inem. «Por primera vez en toda la crisis hay más mujeres trabajando, 180.000, que el año anterior. Y por primera vez en ocho años tenemos 200.000 paradas menos».

El presidente del PP-A cambió las cifras por un discurso de vuelo rasante, a pie de calle, que potencia su perfil más humano y que se vislumbra como la palanca principal para captar la enorme bolsa de indecisos –más del 40 por ciento– y hacer frente a la emotivización del discurso de Susana Díaz. La presidenta de la Junta abrió la campaña en Almería prometiendo poder mirar a los ojos de su hijo para decirle que tiene una tierra mejor que la que heredaron sus padres. Y ayer siguió recibiendo cestas con regalos de próxima maternidad.

El PP ha ajustado el discurso para jugar si no en el mismo terreno, en un terreno anejo al de la presidenta de la Junta. Juanma Moreno recordó dos cosas que –adujo– le han marcado en la vida. Relató la lucha de su madre, autónoma, por conseguir el carnet para poder conducir una furgoneta que necesitaba en el comercio que tenían en Málaga. «La veía llorar de rabia, yendo de una autoescuela a otra. La miraban con desdén preguntándole que cuánto iba a cargar en la furgoneta. Pues mi madre se sacó el carnet, con tenacidad, y al final tuvo su furgoneta».

También apeló a algunos momentos que vivió estando al frente de la Secretaría de Estado de Asuntos Sociales. «Vi cosas que me encogieron el alma. Escuché algunos testimonios desgarradores de mujeres víctimas de maltrato. En una ocasión, en un centro, vi a un niño que sólo al escuchar el nombre de su maltratador se hizo pis encima». «Dedicaré toda mi vida y todo mi esfuerzo para erradicar la violencia de género». A la ministra de Empleo, que poco antes se había desgañitado defendiendo las cifras de la recuperación, se notó un rizo de emoción.

Ciertamente Juanma Moreno no está inventando ninguna estrategia nueva, pero sí la esté potenciando viendo el derrotero de la campaña de Susana Díaz. Desde que tomó posesión del cargo hace justo un año viene repitiendo que es un ciudadano normal y corriente, nieto de jornaleros e hijo de malagueños que tuvieron que emigrar a Cataluña.

El objetivo final es captar una una gran bolsa de indecisos que, según la encuesta del CIS publicada esta semana, llega al 40 por ciento. Todos los partidos buscan pescar en ese río. Y en esa línea fue parte del discurso de la secretaria general del PP al apelar al voto útil. «El Partido Popular es el que asegura el cambio en Andalucía. El Partido Socialista va a gobernar con Izquierda Unida, con Podemos o con quien llegue».

Al acto de ayer también asistieron el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido; la secretaria general del PP-A, Loles López; el secretario de Organización del PP, Carlos Floriano; y la presidenta del PP de Asturias. A las tres ministras se dirigió Juanma Moreno para lanzar una pulla a Susana Díaz por su campaña en solitario, con escasa presencia de Pedro Sánchez. «Los que tenemos un proyecto grande y bien avenido tenemos también la suerte de sentirnos arropados. Tengo la suerte de que cuento con compañeros con los que me hablo».