El empleo como garantía para mantener las pensiones

Ciudadanos ofrece el contrato único como propuesta electoral y PSOE y Podemos se quedan en la precariedad del mercado laboral

Soraya Sáenz de Santamaría, en el debate
Soraya Sáenz de Santamaría, en el debate

Quizás como reconocimiento unánime de que el desempleo es el principal problema de España, el debate empezó por el análisis del mercado laboral y las soluciones para reducir el nivel de paro y la precariedad del empleo que los cuatro intervinientes reconocieron con diferentes matizaciones. Soraya Sáenz de Santamaría esgrimió la buena marcha de la economía; Pablo Sánchez trató de desmarcarse de Ciudadanos en la forma que fuera y situarlo en el mismo arco político del Gobierno; Albert Rivera fue la alternativa («no se puede vivir siempre con el argumento de que el PSOE lo hacía peor»), y Pablo Iglesias se resignó a su papel de actor secundario, si bien con más moderación que hace año y medio.

Soraya Sáenz de Santamaría empezó destacando el logro de haber evitado el rescate y defendió la creación de empleo que ha comenzado con el Gobierno del PP, «aunque no nos conformamos». Para PSOE, Podemos y Ciudadanos el escenario es diferente. Hay menos gente trabajando que en 2011 y el 90% de los contratos que se firman son temporales. El PP esquivó el asunto de la temporalidad y prefirió hablar de que el 75% de los trabajadores españoles tienen un contrato fijo, cuatro puntos más que al comienzo de la Legislatura. «Hemos pasado de 1.500 parados diarios más a tener 1.400 ocupados más cada día». Para Pedro Sánchez, la creación de empleo es consecuencia de una reforma laboral «agresiva», que ha reducido el montante de los sueldos en 40.000 millones de euros y ha limitado las prestaciones. Podemos y Ciudadanos insistieron en que «hay mucha gente que no llega a fin de mes».

Poco se habló de propuestas. El tiempo se consumió entre criticar la herencia recibida y minusvalorar los datos esgrimidos por el Gobierno en los últimos trimestres. Fue Albert Rivera el que animó el debate. Su propuesta de un contrato único y estable, con indemnización creciente en función de la antigüedad en el empleo, dinamitó la tranquilidad que hasta ese momento había exhibido el presidente del PSOE. Sánchez presentó sus tres tipos de contrato y trató de anular con contundencia la propuesta de C’S: «El contrato único es sinónimo de despido único». En ese aspecto coincidió con Pablo Iglesias, que aseguró que para poder cobrar «algo» habría que estar nueve años en el puesto.

Los recortes que Europa exige a España absorbieron el segundo acto del apartado económico. Mientras el PP resumía la situación con un tajante «hay gobiernos de gastar y deber (los suyos, dirigiéndose a Pablo Sánchez) y otros de pagar», PSOE y Podemos centraron sus discursos en el incumplimiento de los compromisos de déficit «todos los años» (Sánchez) y el incremento de la deuda «del 35% al 100% del PIB» (Iglesias). Aquí, Albert Rivera se alineó más con las tesis del PP, aunque aseguró que el Gobierno «no ha hecho reformas, sólo ha hecho recortes».

Con las pensiones se cerró el debate. Soraya presentó al PP «como la seguridad para el sistema; el único partido que ha creado empleo. Si conseguimos llegar a 20 millones de ocupados en 2020 está garantizado el sistema». PSOE y Podemos piden más empleo y mejor, y C’S ofrece incentivos fiscales a la natalidad.