Videos

Sánchez llama a Ciudadanos y Podemos a pactar un «programa común» si gana

Recurre al discurso de la experiencia de Rajoy: "Sabemos lo que es hacernos cargo del país"

Pedro Sánchez, ayer en el comienzo de la campaña electoral
Pedro Sánchez, ayer en el comienzo de la campaña electoral larazon

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha condicionado hoy el cambio político en España a que el PSOE sea la primera fuerza, considerando que Ciudadanos sólo apoyará a la lista más votada. "Lo importante es sacar un voto más que el Partido Popular", ha dicho, porque si gana Mariano Rajoy, Albert Rivera garantizará su "continuidad"al frente del Ejecutivo. El líder socialista entiende que sólo su partido es adalid del cambio y que tanto Ciudadanos como Podemos sólo pueden "apuntalarlo".

Sánchez ha participado en un desayuno informativo en Barcelona organizado por El Periódico en el que ha recogido el discurso de la experiencia del presidente del Gobierno frente a los emergentes, señalando que "el PSOE sabe lo que es hacerse cargo del país"y están dispuestos a asumir la responsabilidad de nuevo. En clave local, el líder socialista ha acusado a Rajoy y Mas de ser "las dos caras de la misma moneda"porque representan la misma ideología y los recortes aplicados en España se han aprobado con los votos de ambos. Para Sánchez, la reforma de la Constitución que propone el PSOE es "la única solución sobre la mesa"y sólo podrá salir adelante con el PP en la oposición y sin Mariano Rajoy como su líder.

El secretario general del PSOE ha defendido la no incorporación del término "nación"en la reforma constitucional del partido, por entender que para el independentismo se trata de un "término excluyente". "Si alguna desconexión hay en Cataluña es la de Artur Mas con la realidad y con Europa", ha destacado.

El líder socialista ha reconocido que el PSOE no podría aplicar, en caso de llegar al Gobierno, el recorte de 10.000 millones que le exige Europa y que su estrategia consistiría en renegociar y flexibilizar los objetivos de déficit establecidos, sin renunciar a su compromiso de reducirlo al 1% del PIB al final de la legislatura.