Decretan prisión provisional para los 12 detenidos por la «patera aérea» en Palma

El Ministerio Público les atribuye los delitos de sedición, desorden público y favorecer la inmigración

Lo sucedido el viernes pasado a bordo de un avión de Air Arabia que cubría la ruta Casablanca-Estambul e hizo una parada en el aeropuerto mallorquín de Palma de Mallorca y fue aprovechada por 24 inmigrantes ilegales para entrar en España de manera irregular marcará un antes y un después en los protocolos de aviación. Según las fuentes consultadas por LA RAZÓN, «es algo que no ha pasado nunca». En este sentido, los sistemas de seguridad «hasta ahora, sin tener en cuenta estas eventualidades, sí estaban perfectamente cubiertos», dicen estas fuentes que auguran que «habrá que diseñar un tipo de seguridad que cubra esta posible forma de actuar». No en vano, el modus operandi de las 24 personas –doce de ellas en paradero desconocido– es algo insólito en nuestro país que pone a las autoridades en jaque ante la posibilidad de que se pueda normalizar esta vía de entrada.

Quizás por ello y para que no se extienda un «efecto llamada», a la Fiscalía y a la Policía Nacional no les ha temblado el pulso y han acusado a los doce detenidos de los delitos de sedición, entrada ilegal en España y desorden público, según adelantó ayer Efe.

Lo que está cada vez más claro es que la huida de esta veintena de pasajeros fue orquestada a través de un grupo de Facebook que responde al nombre de Brooklyn en el que ya en julio de este año se hablaba de cómo entrar en España a través de su espacio aéreo, describiéndose una manera de actuar similar a la utilizada en el aeródromo de la capital balear.

«Chicos, escuchad, la mayoría quiere emigrar. Sigan este plan: necesitamos 40 voluntarios. Todos los chicos de Brooklyn, que reserven en un avión rumbo a Turquía y que sobrevuele España», iniciaba su explicación el administrador del grupo, un individuo que respondía a las siglas Y.S. y que residiría en Casablanca, punto de partida del avión que aterrizó de emergencia en Palma. Fuentes cercanas a la investigación confirmaron a Ep que algunos de los marroquíes detenidos estaban en este grupo de Facebook.

Los detenidos por este suceso pasaron a disposición judicial, pero ninguno quiso declarar ante el juez a excepción del pasajero que supuestamente estaba enfermo y provocó la emergencia médica en el aeropuerto de Son Sant Joan. Se trata de una persona que ya fue arrestada en la Península en 2020 por daños y resistencia a la autoridad y fue detenido por la Policía por un presunto delito de favorecimiento de inmigración ilegal e infracción a la ley de extranjería.

Los expertos consultados por este medio señala que para evitar estos episodios «habrá que estudiar cómo se ha gestado, cuáles son las razones y, a lo mejor, se podría llevar un médico en el avión que certificase si lo que está sucediendo es real o no». El protocolo existente no contempla esta posibilidad ya que en la actualidad, los médicos y unidades médicas se encuentran en los aeropuertos, pero no se contemplan a bordo de las aeronaves.

También recuerdan que durante el vuelo, el avión tienen una matrícula que pertenece a un estado. Es, durante todo el vuelo, el comandante el que se encarga de aplicar las normas mientras esté volando, y luego una vez en tierra, se aplican las del estado en cuestión. No es un asunto baladí ya que esta altercado pone en el foco la posibilidad de que las mafias extiendan este operativo, pese a que es sustancialmente más barato que embarcarse a bordo de pateras. Entre 2.000 o 3.000 euros por mar frente a los 200 o 3000 euros vía aérea.