Moncloa ve «fácil» desbloquear el CGPJ en la reunión con Feijóo

El Gobierno cree que hay «margen» para introducir las propuestas del PP en la prórroga del plan anticrisis

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo en Moncloa en 2021
Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo en Moncloa en 2021 FOTO: Xunta de Galicia Xunta de Galicia

El Gobierno se mantiene escéptico en vísperas de la primera reunión entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo que se celebrará mañana en la Moncloa. En el Ejecutivo agradecen el «cambio de tono» que aprecian en el nuevo líder del PP, pero no quieren elevar las expectativas, a la espera de que se concrete en «hechos». «La oposición de Estado no se predica, se practica», instó ayer la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, desde la mesa del Consejo de Ministros. En el horizonte del Gobierno hay un objetivo claro y es «recuperar los consensos básicos y el cumplimiento de la Constitución».

Esta apreciación puede aterrizarse en un primer resultado de la cita del jueves: avanzar en el desbloqueo de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Fuentes gubernamentales consideran que sería «fácil» alumbrar un primer paso en este sentido, que no supondría dar luz verde al acuerdo –muy maduro, según Moncloa–, sino reiniciar el proceso de negociación fijando, por ejemplo, las delegaciones que retomarán las conversaciones. «Sería un gesto», anticipan en el Gobierno, que consideran que permitiría afianzar la percepción del «cambio de ciclo» en el principal partido de la oposición.

Desde el Gobierno llevan meses, desde que se desatara la pandemia de la Covid-19, apelando al principal partido de la oposición para que se sume a los acuerdos de país que se han impulsado. Especialmente acuciante se ha revelado el contexto bélico actual para hacerlo. «En las circunstancias que vive nuestro país hay que paliar la confrontación, avanzar con unidad en retos extraordinarios y asuntos de Estado y cuestiones relevantes.

Nos gustaría que el principal partido de la oposición pueda formar parte de ellas», señalan desde Moncloa, con una vocación que ha despertado los recelos de sus socios de coalición y de investidura por el acercamiento al PP. En Moncloa descartan que los pactos vayan a ir más allá, rechazan que esto pueda desplazar a sus aliados tradicionales, pero sí hacen hincapié en que «el Gobierno se debe entender con el PP». «Es lo mejor para España y la respuesta que demandan los ciudadanos», resumen.

En esta respuesta, se centra fundamentalmente el plan anticrisis impulsado por el Ejecutivo y al que el PP se reserva dar su apoyo. Actualmente se encuentran en la abstención y el viraje al «sí» dependería de que el Gobierno admita algunas de sus propuestas. Fuentes gubernamentales consultadas ven «margen» para incluir aportaciones de los populares, «en función de lo que propongan», y se muestran abiertos, en caso de que se tenga que prorrogar el plan de choque más allá de los tres meses de vigencia iniciales, a tramitarlo en el futuro como proyecto de ley para incorporar vía enmienda las modificaciones de los grupos.

A lo que se siguen negando en el Gobierno es a aceptar las bajadas de impuestos que demandan desde el PP. Feijóo valoró ayer en una entrevista en «Más de Uno» de Onda Cero como «un parche bastante importante» el decreto contra la guerra que aprobó hace una semana el Consejo de Ministros. «Detrás no hay política económica alguna», dijo, que reiterando su apuesta por las rebajas fiscales. «Yo esa política económica no la puedo compartir, porque es llevar a mi país a la ruina (…) No puedo aprobar un decreto ley que dice que la crisis es solo por la guerra de Ucrania. No quiero mentirle a mi país», puntualizó.

Desde Moncloa responden airados que «un parche de 16.000 millones de euros no es un mal parche» y recuerdan que la preparación del plan nacional de respuesta a la guerra «se centró en un intenso proceso de debate y de diálogo» con partidos políticos, agentes sociales y comunidades autónomas, en los que la mayoría «nos hicieron propuestas por escrito». «Galicia, no», apostillan, en referencia a la autonomía que lidera el ahora líder del PP. También reiteran que existe una «importante rebaja de impuestos» en lo relativo a la electricidad y otras bajadas en los precios, de carburantes y de la factura eléctrica cuando lo apruebe Bruselas.