Joan Ignasi Elena Garcia
Joan Ignasi Elena Garcia FOTO: Miquel Gonzalez de la Fuente Miquel González / Shooting

Joan Ignasi Elena, Conseller de Interior de la Generalitat

«Queremos que el diálogo fructifique pero el referéndum en Cataluña es inevitable»

Fue alcalde del PSC en Vilanova i la Geltrú y lídero una corriente crítica hasta que dejó el partido de su vida. Aragonés le propuso el cargo de conseller de Interior y aceptó porque intercedió su amigo, Oriol Junqueras

Joan Ignasi Elena –Barcelona 1968– es un hombre sosegado que elude el conflicto. Fue alcalde del PSC en Vilanova i la Geltrú y lideró una corriente crítica hasta que dejó al partido de su vida. No se afilió a ningún otro ni busco un cargo. Dejó su acta de diputado para volver a su profesión y montar un despacho de abogados junto a Joan Herrera, el que fuera líder de Iniciativa per Catalunya.

Le ofrecieron ser conseller de Sanidad con Puigdemont de presidente y declinó. Aragonés le propuso ser responsable de Interior y esta vez aceptó porque intercedió, insistentemente, su amigo Oriol Junqueras. Que nadie le busque el domingo a las 12 de la mañana porque está en misa en la Iglesia de la Rambla de su pueblo. Ha hecho cambios profundos en los Mossos, que le costaron más de un dolor de cabeza, y durante los incendios se puso en primera línea al lado de los bomberos y se dio un porrazo considerable. No ha leído la trilogía de Javier Cercas sobre el mosso Melchor Marín, el que aniquiló –en la novela– a los yihadistas de Cambrils. Después de la entrevista ha prometido hacerlo.

Útil. La existencia misma de la Mesa pone en valor un hecho: existe, y se reconoce por parte del Gobierno, la existencia de un conflicto político entre España y Cataluña. Fue un primer paso de los muchos que tienen que venir en un trabajo que ni será corto ni fácil. Alcanzamos unos acuerdos que son parciales y que concretaremos en la Mesa que celebraremos antes de Navidad, donde vincularemos los compromisos alcanzados a cambios legislativos para desjudicializar la política. La pasada semana dimos los pasos previos, porque para nosotros el objetivo final es el de abordar el conflicto y eso solo se resuelve votando.

  • ¿No tiene la Mesa una vida efímera si se produce un cambio de Gobierno?

Nosotros nos relacionamos con el Gobierno de España. No podemos avanzar lo que sucederá.

  • La ministra Robles dijo que estaba a favor de la reforma del Código Penal, pero el Gobierno no mueve pieza argumentando que no hay mayoría en el Congreso de los Diputados.

Claro que pueden existir mayorías y hemos de trabajar para conformarlas. Debemos trabajar para que se traduzcan en cambios legislativos para poner fin a la represión.

  • ¿Ve al PSOE con fuerza para resistir las críticas que generarán estos cambios?

Eso deberá valorarlo el PSOE. Nosotros nos vemos con fuerza, queremos que la vía de diálogo fructifique. Lo demostramos en la reunión. El conflicto se resuelve con la autodeterminación.

  • El PSOE no está por la autodeterminación. El PP menos...

La autodeterminación es posible y es inevitable. El referéndum es posible y es inevitable. Si alguien piensa que hay otras opciones para resolver el conflicto que las plantee. Nosotros tenemos una opción: mucho diálogo.

  • ¿Y el diálogo en Cataluña con los no independentistas?

El diálogo ya existe. El presidente se ha reunido en múltiples ocasiones con el líder de la oposición. Desconozco si el Gobierno de España se reúne con su oposición para conformar su posición. En esa Mesa, es el Govern quién lleva la posición de Cataluña. Con la oposición se habla. Un ejemplo, el acuerdo sobre el catalán es el 80% del Parlament.

  • ¿Y Junts per Catalunya?

Están viviendo un proceso de construcción como partido político y tienen sus propios debates.

  • ¿Volverá Puigdemont a Cataluña este año?

No voy a hablar por boca de nadie. Debe ponerse fin a la represión porque es una anomalía y una injusticia la persecución política por sus ideas. Estoy en contra de cualquier represión.

  • Si vuelve, ¿será un problema para Sánchez y para ERC?

No voy a entrar en esto.

  • Da la sensación de que piensa que pueden volver.

No he dicho esto ni lo he demostrado con los gestos. Están injustamente fuera.

  • El gran ausente de la reunión fue Pegasus...

Pegasus estuvo muy presente. En la reunión manifestamos que el tema no estaba resuelto y el Gobierno dijo que dará pasos en favor de la transparencia. Hablamos de eso de transparencia, de asumir responsabilidades, de compromisos de que no volverá a pasar.

  • Los Mossos, ¿tienen Pegasus?

No tenemos Pegasus y entre las prácticas de los Mossos no figura ningún instrumento, ni tecnológico ni físico, para espiar oponentes políticos. Siempre están sometidos a la legalidad. En España hemos tenido una policía patriótica que se ha dedicado a perseguir a oponentes políticos. Esto es de una gravedad extrema.

  • ¿Qué sensación tuvo cuando conoció el sainete de la presidenta del Parlament, Laura Borràs?

El presidente Aragonés fue muy explícito. No se puede confundir este caso con la persecución política. Las instituciones y los responsables políticos debemos ser muy claros en la lucha contra la corrupción.

  • Pero esto puede alargarse y el Parlament no tiene presidente.

No es sano que desde el Govern entremos en la salud del Parlament

  • ¿Y no afecta a la salud del propio Govern?

La salud del Govern es buena. Sobre todo la del president.

  • ¿Y la de su socio?

Hasta ahora no ha habido ningún posicionamiento de ningún conseller de la Generalitat que contradiga la política del Govern. No entraré en los debates de fin de semana.

  • ¿El cambio climático mata, como afirma Pedro Sánchez, o la culpa es del ecologismo radical que impide limpiar los bosques, como dijo el consejero de la Junta de Castilla y León?

Cuando se gobierna con la extrema derecha se acaban diciendo cosas de extrema derecha y se acaba siendo de extrema derecha. El cambio climático no es un riesgo de futuro es una realidad. En Cataluña hemos sufrido este año cinco olas de calor. El primer incendio lo tuvimos en febrero y llevamos dos años con sequía persistente. Esto tiene nombre: cambio climático.

  • La Generalitat, ¿tiene recursos suficientes?

Hemos multiplicado por seis el presupuesto para limpieza de los bosques porque es una prioridad. Me gusta trabajar desde la proximidad porque hay que estar dónde hay un problema y donde están los servidores públicos. Necesitamos más medios, claro. Durante años no se han contratado ni Mossos ni bomberos. Ahora lo hacemos. Hemos contratado ya a 250, tenemos una oposición en marcha de otros 250 y otra prevista para final de año, además de renovar equipos y materiales volcando muchos recursos. Tenemos unos profesionales extraordinarios que he tenido la oportunidad de conocer porque cuando hay problemas hay que estar al lado de los profesionales y de los alcaldes que sufren los incendios.

  • Muchos provocados...

Nueve de cada diez son provocados por la acción humana, intencionada o no, pero también le digo que la colaboración ciudadana funciona. Llegamos pronto a los siniestros porque se nos avisa. El país está concienciado.

  • Usted hizo muchos cambios en el cuerpo de Mossos.

Uno de los lemas del republicanismo catalán es: «Estamos aquí para que las cosas pasen», y añado: «Estamos aquí para que cambien las cosas». Queremos una Policía más presente, con más medios y más cerca de los ciudadanos. La derecha tiene un concepto de orden trasnochado. Orden no es darse puñetazos en el pecho y hacer cara de enfadado. El orden es de izquierdas.

  • Explíquemelo

A la izquierda le ha costado defender el orden, la seguridad, porque era un concepto secuestrado por la derecha. Y es al contrario. La derecha no cree en lo público y no invierte. Cuando gobernó el PP la Policía Nacional y la Guardia Civil perdieron el 10% de los efectivos. La izquierda sí cree en el servicio público y cree que los servicios de seguridad y emergencias son una prioridad. Defiendo desacomplejadamente que el orden es un concepto de la izquierda. El orden no es agresividad verbal ni amenaza, el orden es poner recursos y medios al servicio de la gente y estar al lado de la gente, en especial de los más vulnerables y en los momentos más complicados.

  • ¿Los Mossos se han recuperado de la crisis del 1-O, de los atentados yihadistas, del procesamiento del Mayor Trapero?

Creo que sí porque ven un horizonte. De aquí a 2030 pasaremos de 18.000 a 22.000 efectivos, renovaremos la flota de vehículos, con más medios tecnológicos. Hay un proyecto y un camino, y esto les da seguridad.

  • Barcelona, ¿es insegura?

Barcelona es segura. Tiene problemas más vinculados al incivismo. Este año ha habido un 23% menos de delitos que en 2019 y hemos situado un 10% más de efectivos, patrullando, haciéndose presentes, no actuando solo de forma reactiva.

  • ¿Cómo son actualmente las relaciones con la Guardia Civil y la Policía Nacional?

Desde el punto de vista operativo las relaciones son buenas. Y con el ministro del Interior también. Los últimos acuerdos permiten a los Mossos jubilarse a los 60 años y ampliar efectivos, rejuveneciendo el Cuerpo. Me gustaría tener más competencias pero eso es otro debate.