Política

Antonio Hernando también ofreció a Bono como asesor del PRD

El ex ministro asistió en Panamá a una cena benéfica a favor del partido

Cobraría 100.000 euros, igual que José Blanco. El portavoz del PSOE en el Congreso le incluyó en su oferta para ser contratado. El ex ministro de Defensa participó en la cena benéfica del candidato de Panamá

El portavoz del PSOE en la Cámara Baja, Antonio Hernando, utilizó el nombre del ex presidente del Congreso de los Diputados José Bono para vender sus servicios de consultoría política en Panamá. Según informaciones a las que ha tenido acceso LA RAZÓN, fue el propio José Blanco el que planteó a Bono sumarse a este proyecto en el Caribe para asesorar al Partido Revolucionario Democrático (PRD), que se enfrentaba a las elecciones presidenciales y legislativas de mayo de 2014 con Juan Carlos Navarro como candidato.

Por los servicios de José Bono, Hernando pedía 100.000 euros, la misma cantidad solicitada para el ministro Blanco. El actual portavoz socialista se había reservado para él mismo un presupuesto de 62.500 euros.

Como ha publicado este periódico, Hernando, al ofrecer sus servicios de consultoría como diputado en el Congreso, también solicitó el pago de billetes de ida y vuelta de España a Panamá; y José Blanco exigía los pasajes y los gastos de estancia. En concreto, dentro de la propuesta de asesoramiento para la campaña electoral –que hicieron llegar bajo la empresa Grupo Clave, creada para tal efecto–, utilizaban como carta de presentación el hecho de que Blanco, entonces diputado, había sido portavoz del Gobierno de España y ministro de Fomento; que había dirigido las campañas de las elecciones generales de 2004 y 2008, que llevaron a José Luis Rodríguez Zapatero al Gobierno, y que también había dirigido las campañas de las elecciones al Parlamento Europeo y a las municipales y autonómicas de 2003 y 2007.

Expresamente reconocían que el Grupo Clave estaba integrado por «un equipo de personas que han colaborado con José Blanco a lo largo de diez años y que tienen experiencia en la dirección, coordinación y gestión de campañas electorales». «Grupo Clave Statecraft se propone colaborar con el candidato a la presidencia del Gobierno de Panamá en las elecciones presidenciales de mayo de 2014», señala la documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

Un año antes, concretamente el 23 de mayo de 2013, coincidiendo con la propuesta que Hernando hizo al PRD, José Bono asistió en Panamá a una cena cuya finalidad era recaudar fondos para la candidatura de Navarro. El cubierto costaba 4.453 euros al cambio –5.000 balboas panameños, la moneda local– y, según datos que aportó entonces el Partido Revolucionario Democrático, se superó el millón de dólares de recaudación.

Blanco y Bono a 100.000 euros por cabeza. Eso cuesta contratar los servicios de asesoría política de algunos altos cargos de la era Zapatero. En este caso unidos por fuertes vínculos. José Bono es íntimo amigo de José Blanco, que formaba parte junto con Hernando del equipo asesor que ofreció sus servicios al PRD. Ambos fueron ministros del Ejecutivo de Zapatero y han sido compañeros y aliados en muchas batallas internas de su partido. La última, la sostenida por las primarias para la Secretaría General del PSOE, donde ambos promovieron a Susana Díaz para después ayudar a encumbrar a Pedro Sánchez.

Viajes polémicos de Bono

Estando en el Gobierno de Zapatero, José Bono ya protagonizó polémicos viajes como los que realizó a Guinea Ecuatorial, antigua colonia española, ahora bajo la dictadura de Teodoro Obiang. Recién salido del Ejecutivo, emprendió giras con objetivos económicos realizando gestiones lobistas para empresas españolas. En 2012, volvió en varias ocasiones al país africano en compañía del ex ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos, y acompañando a empresarios españoles. Y el último de sus desplazamientos más sonados y peor recibidos en el seno del PSOE fue el que protagonizó con el ex presidente Zapatero y con Moratinos, de nuevo a Guinea Ecuatorial, en julio de 2014.

Paradójicamente fue Bono, siendo presidente de la Cámara Baja, quien mandó restringir los viajes al extranjero de los diputados ordenando a la entonces vicepresidenta primera del Congreso, Teresa Cunillera, que ejerciese un firme control sobre este tipo de desplazamientos instaurando la previa solicitud para realizarlos y entregando un memorando resumen del viaje a la vuelta.

«No me van a callar, no soy un cobarde»

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, defendió ayer su «honradez» y advirtió a los que pretenden «amedrentarle» o «callarle» para que no denuncie la actitud de Pujalte, Trillo, Bárcenas, Rato o Rus que «no lo van a conseguir», porque él no es «un cobarde». «A mí no me van a quebrar, a mí no me van a callar, porque si me callasen no podría mirar a mi hija a los ojos, ni podría ser portavoz del grupo socialista, ni podría tener un carné del PSOE, porque sería un cobarde, y yo no soy un cobarde», señaló. Hernando, que dijo tener un saldo en su única cuenta corriente de 2.164 euros, se refirió así en rueda de prensa a las informaciones publicadas por este periódico. El portavoz socialista explicó que, poco después de que en enero de 2013 su hija, que tenía 4 años, se fuera a vivir a Panamá con su madre, él se planteó dejar su escaño e irse allí también y que, para ello, buscó trabajo en ese país. Sin embargo, según su relato, la propuesta que le hizo al PRD para trabajar de asesor no fue aceptada y finalmente no se marchó. Por ello, Hernando aseguró que «en ningún momento» ha «cobrado», ni «asesorado», ni mantenido «ninguna actitud incompatible con la actividad de diputado», y enmarcó las informaciones en un intento de callar sus denuncias sobre supuestas irregularidades en las actividades de diputados del PP.