Aznar llama a unir el voto de centro derecha en Casado

Destaca que los problemas no tienen origen en la Constitución sino que es la solución.

Destaca que los problemas no tienen origen en la Constitución sino que es la solución.

«El futuro empieza hoy» (Península). El libro del ex presidente del Gobierno José María Aznar despertó ayer tanta expectación que incluso los organizadores se vieron obligados a habilitar dos salas más ante la capacidad de un aforo que se quedó pequeño. Mediante un diálogo con el presidente del PP, Pablo Casado, el ex presidente del Gobierno se mostró con él en plena sintonía tanto en la importancia de refundar el centro derecha como en el valor de la Constitución. Aznar llamó a acometer «un proceso de reconstrucción del centro derecha», del PP, una «fuerza indispensable», dijo, para entender la democracia española y que según aseguró merece ser continuada en el actual presidente popular. «Casado lo encarna bien y vuelve a ser una esperanza», aseguró Aznar llamando así a aunar los votos de centro derecha en el líder del PP. Aznar había llamado ya hace meses ha refundar el PP pero entonces fue muy crítico con el partido que lideraba entonces Mariano Rajoy.

Casado alabó el «primer milagro económico» que protagonizó el gobierno de Aznar y destacó como objetivos «recuperar el proyecto hegemónico que fuimos», «recuperar a los votantes que se fueron del partido» y conseguir proyectar una expectativa de futuro. «Hace falta recuperar ese espacio común de centro derecha; unos valores en los que se identifiquen todos».

En cuanto a si se han cometido errores en el proyecto constitucional o cómo reconducir la crisis catalana, el presidente de FAES aseguró que es de los convencidos «de que en la Constitución está el futuro». «Los problemas no tienen su origen en la Constitución sino las soluciones». Por ello subrayó tajante que «nos hemos metido en errores cuando se ha estado al margen de ella». Para Aznar la Carta Magna es «el gran pacto de mirar al futuro» y destacó que «las cosas se complican cuando se vuelve a políticas de exclusión». En referencia a Cataluña, dijo que el golpe de Estado continúa e indicó que cuando se produce el problema de la secesión es deber del Estado restablecer ese orden constitucional. «El problema son las decisiones políticas que nos llevan a romper con la Constitución», insistió.

Por su parte, Casado recordó que el PP plantea el reforzamiento de la Constitución y que la grandeza de la misma no era que cada uno defendiese su idea sino la del contrario. «Ese consenso es el que se ha roto». Asimismo, advirtió de que una reforma constitucional supondría tener enfrente no a un Pérez Llorca o Roca Junyent sino al president de la Generalitat Quim Torra o al líder de Podemos, Pablo Iglesias.

También hicieron referencia a la importancia de que España tiene que hacer oír su voz y ser muy influyente en el mundo, dijo Casado. Aznar alertó de los peligros del populismo y afirmó que «no hay solución más estúpida que fijarse en los populismos para intentar solucionar los problemas de hoy».

Aznar recordó la pregunta que en su día le hizo el Papa Juan Pablo II y esta vez se la hizo a Pablo Casado: « ¿Cuándo vamos a ganar las elecciones?», lo que despertó las risas del aforo. Casado respondió «cuanto antes» y «como le dijiste a Juan Pablo II, estoy en ello», aseguró.

Al acto asistieron ministros de la época de Aznar entre los que se encontraban Ángel Acebes, José María Michavila y Jaime Mayor Oreja. También estaban la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre; Ignacio Astarloa, el ex ministro José Manuel Soria y la ex presidenta del PP vasco, María San Gil.