Barberá: «No dimito porque podría entenderse como una asunción de culpabilidad»

La ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, conserva el aforamiento y la causa por blanqueo se verá en el Tribunal Supremo

La ex alcaldesa de Valencia y actual senadora, Rita Barberá, emitió un comunicado a primera hora de la tarde de ayer

La ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, conserva el aforamiento y la causa por blanqueo se verá en el Tribunal Supremo

El acuerdo llegó tras unas cuantas horas de tira y afloja a través de los contactos entre las ex alcaldesa de Valencia y la secretaria general del PP, María Dolores Cospedal, hasta aceptar las partes la baja total, nada de temporal, del partido tras más de treinta años de militancia, de ser un icono y una de las protagonistas principales en los tiempos triunfales de la organización popular. Barberá quiso dejar claro que se va porque «así se lo ha pedido la dirección nacional». Una baja acompañada de la decisión de mantener el escaño en el Senado, «al amparo de la Ley y para que nadie entienda una asunción de culpabilidad».

Las conversaciones ya comenzaron el pasado martes, con refriega incluida entre ella y Fernando Martínez-Maillo, sin que nadie se atreviera a pedirle la dimisión de su puesto en la Cámara Alta, limitándose a solicitar «dar un paso atrás» que algunos quisieron interpretar a su manera. La cosa terminó con el diálogo con la segunda autoridad del PP.

El agobio político de la jornada se vio acompañado por la vorágine mediática, no sólo de las redacciones y platós televisivos, sino de la presencia casi multitudinaria de periodistas, cámaras y micrófonos a las puertas de su vivienda. Nada importó que ella no se encontrara en ella, allí se plantó hasta alguna tienda de campaña. Es verdad que a los profesionales se unieron algunos enemigos políticos más asiduos en este tipo de concentraciones que con reiteración se han organizado frente a su residencia en el centro de Valencia.

Mientras, los políticos, populares y no populares, aprovecharon la ocasión, como es norma general sea cual sea el político afectado, para intentar poner sordina al caso o para criticar incluso sin medida a la senadora y a la que hasta ayer fue su formación.

Finalmente, Rita Barberá hizo público un comunicado, que comenzaba con referencia al «procedimiento judicial previo en el que se investiga a otras 49 personas por el hecho objetivo de haber realizado una aportación de 1.000 euros destinados a la campaña electoral, por lo que resultaría incoherente no llevar a efecto este inicio de investigación pese a no existir contra mí testimonio directo de incriminación, tal y como se refleja y se expresa tanto en el escrito razonado del titular del Juzgado número 18 de Valencia como en el referido auto del Supremo». Los puntos esenciales del escrito se resumen:

Ningún privilegio

«De esta resolución se desprende que mi persona no goza de ningún privilegio, tal y como se ha intentado hacer creer a la opinión pública en burda manipulación, interesada políticamente».

Prontas diligencias

«Es mi interés y deseo el más pronto inicio de las diligencias que den lugar a mi declaración en el menor tiempo posible para el esclarecimiento definitivo de la inexistencia de ilícito alguno».

No dimitir

«Expreso mi voluntad de NO DIMITIR del Senado y de permanecer en él, tal como me ampara la Ley, porque de lo contrario podría entenderse como una asunción de culpabilidad».

Baja del PP

«He solicitado mi baja del Partido Popular porque así me lo ha pedido el partido y con ello, además de dar una muestra más de mi entrega a él, evito que nadie se ampare en mí para responsabilizarme de cualquier perjuicio o para esconder sus resultados políticos y electorales».

Presunción de inocencia

«Esta muy dolorosa decisión me permite, por otra parte, actuar en plena libertad sin estar sometida a disciplina alguna para ejercer mi defensa de acuerdo con el artículo 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y en el 24.2 de la Constitución Española en los tribunales correspondientes contra las personas que hayan vulnerado el principio irrenunciable de la presunción de inocencia».

Además de la baja del partido y la permanencia en el Senado, Barberá reclama la presunción de inocencia, niega la culpabilidad y envía un mensaje a Ciudadanos para que no pueda acogerse a ella como argumento de «chantaje», según testimonio recogido por LA RAZÓN, al no pertenecer ya a la formación con la que ha firmado el pacto.

- Texto íntegro del comunicado de Rita Barberá