Batacazo de Bildu: uno de sus feudos vota en contra de suprimir los toros

Antonio Barrera toreó con una muleta con la bandera del País Vasco el año pasado en San Sebastián
Antonio Barrera toreó con una muleta con la bandera del País Vasco el año pasado en San Sebastián

Los vecinos del municipio de Carranza han dado la espalda a la pretensión de Bildu de acabar con la corrida de toros que tradicionalmente se celebra en las fiestas del municipio vizcaíno. En una consulta popular que el alcalde, Raúl Palacio, de una coalición independiente apoyada por Bildu, calificó como «impredecible», el 53, 8 por ciento de los votantes pidieron que se mantenga la corrida que cada año, en septiembre, se celebra en las fiestas del Buen Suceso.

Al igual que impidió que hubiera toros en San Sebastián hasta 2016, Bildu intentó que la corrida de toros desapareciera del programa de fiestas de Carranza, pero los ciudadanos no respondieron como preveía el alcalde. El Ayuntamiento había organizado la consulta en dos votaciones, que se celebraron los días 15 y 19 de este mes y cuyos resultados fueron escrutados ayer en un acto público. El alcalde esperaba que la mayoría de los vecinos se decantara por suprimir la corrida, ya que, de celebrarse, aseguraba que tendrían que suspenderse otras actividades, por problemas económicos. Sin embargo, 409 vecinos se decantaron por mantener la corrida, mientras que 334 se opusieron a ello y 17 votaron en blanco.

La Federación Taurina de Vizcaya felicitó a los vecinos, considerando que «no habían caído en la trampa» que les había tendido Bildu al plantear la cuestión desde el punto de vista económico. Y eso que el presupuesto para las fiestas no parece acorde a los tiempos de crisis, ya que está previsto un gasto total de 35.000 euros, de los que 7.200 corresponderían a la corrida de toros.

Bildu no consiguió movilizar a los vecinos en contra de la corrida de toros, puesto que de los 2.500 ciudadanos con derecho a voto, sólo participaron en la consulta 760, el 30% del censo. El alcalde había anunciado que el resultado sería vinculante y ayer el Ayuntamiento confirmó que se mantendría la corrida popular.

Raúl Palacio no ha ocultado su extrañeza por el resultado de la consulta, después de que hubiera montado un acto público para contabilizar los votos para dar carpetazo, por una hipotética voluntad de los ciudadanos que no se ha concretado, a las corridas de toros en el municipio. Tras la victoria de la «tradición», el alcalde dijo que acatará el resultado.

La izquierda abertzale ha llevado a cabo importantes campañas en contra de los toros y sólo ha conseguido frenarlas en el Ayuntamiento de San Sebastián, donde gobierna, y no por consulta popular, sino por decreto municipal. En Carranza, la izquierda abertzale controla el ayuntamiento desde finales de año, después de una moción de censura contra el anterior alcalde, del PNV, pero los vecinos del municipio no sintonizan con su campaña antitaurina.