Actualidad

Borrell: «España se enfrenta al mayor problema posible, su integridad territorial»

Su antecesor en el cargo, Alfonso Dastis, destaca su «trayectoria impecable en el interior y en el exterior, en defensa de sus ideas y del interés de España»

«España se enfrenta quizá al mayor problema que puede enfrentar un país, el de la integridad territorial y la UE a una crisis de confianza", ha dicho el nuevo ministro de Exteriores tras recibir la cartera de manos de su antecesor, Alfonso Dastis.

El traspaso de cartera entre Alfonso Dastis y José Borrell estuvo marcado por afabilidad y el recuerdo, desde el primer momento, del principal reto al que tendrá que hacer frente el nuevo jefe de la diplomacia española: el aislamiento internacional al proceso independentista en Cataluña. "España", ha dicho Borrell esta mañana en la sede histórica del ministerio de Exteriores, "sen enfrenta al mayor problema posible, su integridad territorial".

El ministro saliente afirmó nada más empezar su intervención que para él "ha sido un privilegio desempeñar la cartera de Asuntos Exteriores en defensa de los valores que representa España"y pasó agradecer a sus colaboradores más cercanos su trabajo. Dastis no ocultó la "satisfacción"que le producía el hecho de que fuera Borrell el nuevo ministro ya que en todo momento ha demostrado "una trayectoria impecable en el interior y en el exterior en defensa de sus ideas y de los intereses de España". "Me hace feliz entregarle la cartera que le acredita como ministro".

José Borrell también tuvo palabras amables para Dastis. Concretamente recordó las "largas horas de trabajo "que habían pasado juntos en las instituciones europeas. El catalán pasó a agradecerle al presidente del Gobierno la confianza que había depositado en él. Borrell quiso desde el primer momento "pedir ayuda"a los funcionarios del ministerio y a los diplomáticos dispersos por los cinco continentes. "Un ministro es poca cosa, sólo tiene 24 horas al día. La suerte de un ministro se juega cuando elige a las personas que le van a ayudar". En este sentido el nuevo ministro se mostró confiado de que España cuenta con "funcionarios capaces leales y neutrales"volcados en el servicio de los intereses de los españoles.

Además de la amenaza del proceso independentista en Cataluña. Borrell hizo mención del la crisis que atraviesa el proyecto europeo de integración. "Si me hubiera dormido en 2007 y hubiera despertado hoy no hubiera reconocido la Europa que deje", confesó. Bajo su mandato, España trabajará no para construir "minorías de bloqueo sino mayorías de avance". Y tras pedir a todos "colaboración ayuda y comprensión", el catalán se despidió con un significativo: "¡Qué Dios reparta suerte!"