Casado renueva su Ejecutiva y se rodea de fieles, pero sin experiencia

La presidenta de los populares navarros se convierte en la número tres del partido y Álvarez de Toledo y Maroto serán las caras visibles en las Cortes.

Imagen de la nueva Ejecutiva del PP.

La presidenta de los populares navarros se convierte en la número tres del partido y Álvarez de Toledo y Maroto serán las caras visibles en las Cortes.

«Éste es un nuevo PP». Pablo Casado compareció ante los medios para explicar los cambios acometidos en el organigrama de la formación y en los grupos parlamentarios del Congreso, Senado y Parlamento Europeo y dejó claro desde el principio de su intervención que la ruptura respecto al pasado de la formación será total. Con una cúpula plagada de afines y en la que los restos del PP de Rajoy han quedado laminados.

Casado confirmó, tal y como adelantó LA RAZÓN, los nombramientos de Cayetana Álvarez de Toledo y de Javier Maroto como portavoces en el Congreso y el Senado. Destacó la trayectoria de ambos como el mejor aval para ser la cara visible del partido en las dos cámaras. De Álvarez de Toledo, Casado aseguró que «es la portavoz que todos los partidos desearían tener en su grupo parlamentario». Puso en valor su «brillantez ideológica y dialéctica» y subrayó que «ha demostrado en sus escritos y en su trayectoria profesional y académica una transversalidad» que la aleja del cliché de «derechista» en la que insisten sus críticos. En el caso de Maroto, al que definió como un «político brillante», defendió que se haya empadronado en una localidad de Segovia tras ser designado senador y, ante las críticas por este hecho, pidió que no se compre «la mercancía averiada de los nacionalistas» porque representan a España y la soberanía nacional: «Creo que para Castilla y León es una suerte contar con él», concluyó.

Tal y como estaba previsto, Dolors Montserrat será la portavoz en el Parlamento Europeo. Una de las incorporaciones que gana más peso en el equipo de confianza de Casado es Ana Beltrán, presidenta del PP de Navarra, que será la nueva número tres del partido –vicesecretaria de Organización–. Beltrán sustituye en esta responsabilidad a Maroto. Según las explicaciones de Casado, los nombramientos de Beltrán, Maroto y Álvarez de Toledo demuestran que el PP dará prioridad absoluta durante esta legislatura a la cuestión territorial, especialmente en lo que concierne a Navarra, País Vasco y Cataluña.

Catalá se mantiene

El periodista y diputado por Málaga Pablo Montesinos estará al frente de la Vicesecretaría de Comunicación. El ex alcalde de Boadilla Antonio González Terol será el nuevo vicesecretario de Política Territorial en sustitución de Vicente Tirado, mientras que Cuca Gamarra se mantiene al frente de la Vicesecretaría Social. De la etapa anterior, apenas se mantienen dos nombres: Isabel García Tejerina en la Vicesecretaría Sectorial y Rafael Catalá que, a pesar de su reciente fichaje por la empresa de apuestas Codere, llevará los temas de Justicia e Interior. Además, habrá una nueva Vicesecretaría de Participación, que dirigirá el gallego Jaime Olano, mientras que desaparece la Vicesecretaría de Estudios y Programas, que hasta ahora dirigía Andrea Levy, que compatibilizará su responsabilidad en el Ayuntamiento de Madrid como concejala de Cultura con la Presidencia del Comité de Derechos y Garantías en sustitución de Rafael Hernando. Belén Hoyo relevará a Juan Ignacio Zoido al frente del Comité Electoral. Estudios y Programas pasa ahora a ser Secretaría, y estará a cargo de Edurne Uriarte.

Respecto a la estrategia del partido, Casado afirmó que ahora no toca hablar de «refundación del espacio electoral» de centro derecha porque esa operación, a su entender, hay que hacerla desde el Gobierno y tienen que «crecer», superando los 66 escaños actuales. Eso sí, abogó por la «refundición» de ese espacio, algo que, según explicó, pasaría por ir «coordinados a las urnas» con otros partidos si hay elecciones.