Política

Casado mantendrá sólo cuatro nombres de la lista de Rajoy en 2016

Román Escolano, Daniel Lacalle y Alberto Nadal, al frente del nuevo equipo económico.

El líder del PP, Pablo Casado, estuvo ayer en Málaga con Juanma Moreno y el candidato por la ciudad, Pablo Montesinos
El líder del PP, Pablo Casado, estuvo ayer en Málaga con Juanma Moreno y el candidato por la ciudad, Pablo Montesinos

Román Escolano, Daniel Lacalle y Alberto Nadal, al frente del nuevo equipo económico.

La renovación que Pablo Casado aplicó a los «números uno» de la lista al Congreso, del 80 por ciento, se queda corta con la vuelta de 180 grados que le va a dar a la candidatura que Mariano Rajoy encabezó por Madrid en las últimas elecciones generales. La previsión sobre el número de puestos de salida tienen que ajustarla al hecho de que el PP se enfrenta a unos comicios en los que todas las encuestas señalan que el grupo popular tendrá menos escaños, pero en principio en la mayoría de esos puestos de salida habrá caras nuevas.

Muchos de los que fueron con Rajoy ya ni siquiera están, y los demás tienen asumido que ha llegado el momento de la jubilación. Es una lista «por hacer», describen en la dirección popular. Sólo apuntan a cuatro excepciones sobre las que dan por prácticamente segura su continuidad en el Congreso: Mari Mar Blanco, José Ignacio Echániz, Antonio González Terol y Valentina Martínez Ferrol. Además, hay que tener en cuenta que Isabel Díaz Ayuso, candidata a la Comunidad de Madrid, David Pérez y Ana Camins optará en estas elecciones a la Asamblea de Madrid, y con Rajoy ni siquiera fueron en puestos de salida.

El PP fue el partido más votado en la Comunidad de Madrid en las últimas generales del 26 de junio: cosechó el 38,25 por ciento de los votos, lo que le otorgó 15 de los 36 diputados en juego. Casado de momento sólo ha recolocado a la que fuera «número tres» de Rajoy, la ex ministra Isabel García Tejerina, como número uno por Valladolid. Entre los cinco primeros puestos estará, sin duda, Adolfo Suárez Illana, hijo del ex presidente del Gobierno y que ha vuelto a la política de la mano de Casado, después del fracaso de su intentona de asalto a la Presidencia de Castilla La Mancha en las elecciones autonómicas de 2003 frente a José Bono. Mientras Casado decide con la máxima discreción los nombres de los elegidos para acompañarle en la candidatura que él encabezará, en las filas populares se habla para el «número dos» de una «mujer» y hasta han dado pie a la especulación sobre el aterrizaje de un independiente, que en Génova oficialmente niegan a día de hoy. Pero también hay quien sitúa en ese puesto a Suárez Illana, quien se ha convertido en la sombra de Casado desde que decidió apoyarle en su decisión de optar al liderazgo del PP en el Congreso de julio.

En esta lista entrarán también «fontaneros» de Génova, pero no Pablo Hispan, que irá por la Asamblea. Y queda pendiente el encaje de Andrea Levy. Perfectamente podría ser el «número tres» de la candidatura, en la que Casado tiene margen, y obligación, de «fichar» mujeres de peso. Antes de que Pedro Sánchez anticipara las elecciones generales, Casado pensó en Levy como activo de José Luis Martínez Almeida al Ayuntamiento. Pero la vicesecretaria de Estudios y Programas está en el equipo de confianza del líder del partido y esto puede pesar en la decisión de que finalmente vaya al Congreso por Madrid. Por cierto, de la lista de Casado se cae también el nombre de Francisco Martínez, ex secretario de Estado de Seguridad y señalado en la investigación del llamado «caso Kitchen», que investiga el presunto uso de fondos reservados por el Gobierno de Rajoy para hacerse con información del ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

La renovación que se ha producido en el Congreso la extenderán también al Senado y a la candidatura europea. En estas listas al Senado habrá un nivel de cambio similar al ejecutado en los «número uno» al Congreso. Casado ya adelantó que hará una campaña al Senado bajo la bandera de «senadores para el 155», ya que de mantener la mayoría absoluta en la Cámara Alta depende que pueda sostener su promesa de impulsar una nueva intervención de la Generalitat si llega a la Presidencia del Gobierno. El líder popular incluso propuso a Cs que formase coalición con ellos en el Senado para blindar esa mayoría absoluta del centro derecha. Una de las decisiones con más morbo en el PP es la que afecta al futuro de Javier Arenas, si sigue o no, después de sobrevivir al fin del «aznarismo», navegar las tormentas del «marianismo» y apostar en el Congreso de julio por la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Dentro de todos los cambios que está introduciendo Casado se señala por su simbolismo el lavado de imagen que ha decidido hacer en el equipo económico. Los trabajos del programa electoral los están coordinando Daniel Lacalle, Román Escolano y Alberto Nadal, que ha cedido su plaza de funcionario. Con ellos colaboran profesionales liberales que tienen como objetivo presentar un atractivo paquete de medidas fiscales. IRPF por debajo del 40 por ciento, Sociedades al 20 por ciento como máximo y supresión de Sucesiones, Donaciones, Actos Jurídicos Documentados y Patrimonio.

Escolano fue presidente entre 2012 y 2014 del Instituto de Crédito Oficial y vicepresidente entre 2014 y 2018 del Banco Europeo de Inversiones. En 2018 fue ministro de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno de Mariano Rajoy. Lacalle, economista de formación, tiene experiencia como profesor de economía y gestor de inversiones. Casado ya le nombró responsable de la sección económica de la Fundación Concordia y Libertad, y nunca ha estado afiliado al PP. Y Alberto Nadal también es economista y fue secretario de Estado de Presupuestos y Gastos del Ministerio de Hacienda.