Política

Casado: "Sánchez ha elegido y cierra la puerta a cualquier colaboración con el PP"

El líder del PP ha asegurado que su partido realizará una "oposición rotunda"

El presidente del PP, Pablo Casado, ha asegurado que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha cerrado con el pacto con Podemos la puerta a "cualquier colaboración"con los 'populares', porque ha elegido "radicalizar"el gobierno.

Publicidad

El líder del PP, Pablo Casado, ha vuelto a rechazar de plano abstenerse para facilitar un Gobierno, que considera "radical", del PSOE y Unidas Podemos tras el preacuerdo firmado este martes, ante el que ha comprometido una oposición "firme, patriota y responsable".

El debate sobre una posible abstención era una cuestión a abordar por el PP este martes a nivel interno, en la primera reunión de su Ejecutiva tras el 10N, pero la firma del acuerdo de coalición se ha convertido en protagonista de la jornada y ha alejado el foco de la postura de los populares ante una investidura de Sánchez.

Publicidad

Ninguno de los barones regionales y dirigentes del partido que acudían a este encuentro contemplan ya la posición de abstenerse, que siempre ha rechazado también la dirección de partido, y solo algunos se han desmarcado de la línea establecida por Casado con alguna propuesta alternativa.

Publicidad

Ha sido el caso de la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, quien ha planteado ante la Comisión Ejecutiva Nacional de partido, la necesidad de un gobierno "de concentración constitucional"con PSOE y Ciudadanos.

Pero su alternativa no ha tenido eco entre la dirección del partido, que ha minimizado esta propuesta y la ha enmarcado en el debate general en el que casi todos los dirigentes regionales han tomado la palabra.

En varios casos para poner en valor los resultados electorales y valorar la línea marcada por el partido de centralidad y "moderación", la que reclamaron a Casado tras las elecciones de abril, pese a que el auge de Vox amenaza, por la extrema derecha, uno de los flancos del partido.

Publicidad

La noticia del preacuerdo entre el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, irrumpió en medio de la intervención de Casado ante su Ejecutiva, y le ha dejado el camino libre para ejercer su papel de líder de la oposición.

Pero, aunque le allana su labor en este sentido, Casado ha lanzado duras críticas a Sánchez por llevar a los españoles a una repetición electoral, "un viaje para el que no hacían falta alforjas", ha dicho, ya que finalmente se ha confirmado el Gobierno de coalición que se planteó ya desde abril.

Casado ha equiparado a Sánchez con el escorpión del cuento de la rana que, fiel a su propia naturaleza, pica a quien ha pedido que le lleve, en este caso el PP, al que los socialistas solicitaron en numerosas ocasiones una abstención para lograr un Gobierno que acabase con el bloqueo institucional.

Y es que, el presidente de los populares cree que Sánchez, como la cabra del dicho popular, "siempre tira al monte"y ha demostrado que su verdadera naturaleza es la de la pactar con "izquierda radical", algo que augura que va a quitar el sueño a los españoles.

El presidente en funciones ha "cerrado la puerta con estruendo"a pactar con el PP, según Casado, quien ha reprochado a Sánchez que no le haya llamado por teléfono. De hecho, fuentes populares, han explicado que ni siquiera contestó a su llamada del domingo por la noche, solo un mensaje el lunes para dar acuse de recibo.

Sin embargo, uno de los barones más significados del partido, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, ve aún margen para un cambio de postura de Sánchez, ya que ha hecho un llamamiento para que "piense"su preacuerdo con Podemos y "vuelva"a hablar con los partidos con experiencia de Gobierno como el PP.

En cuanto a los resultados electorales, los 88 diputados conseguidos por el PP, 22 más que en abril, han sido considerados satisfactorios por el partido, pese a quedan lejos de los 110 diputados que preveían en los últimos días.

Casado también responsabiliza a Sánchez de alentar la fragmentación del voto de centro derecha que, a su juicio, ha hecho que el PP no consiguiese más apoyos para poder formar un Gobierno, ya que 800.000 votos a Ciudadanos y otros 350.000 a Vox quedaron "sin representación".