Política

«Caso Palau»: la financiación de Convergència, a juicio en plena tormenta del 3%

Millet dice que está «jodido» y que espera no ir siempre al juicio

Mañana empieza uno de los juicios más esperados de la historia de Cataluña. Se trata de la vista oral al ex presidente del Palau de la Música Fèlix Millet. En uno de los casos más polémicos que se recuerdan en estos lares, el caso llega a la Audiencia de Barcelona tras casi años después de que los Mossos d’Esquadra entraran en la sede de la entidad, en julio de 2009. Investigaban un presunto expolio millonario de las cuentas del emblemático organismo.

Publicidad

Las cifras sobre el saqueo se mueven con varios dígitos, algunas van desde los 18 millones, otras llegan hasta los 35. Todo se tiene que ver en el juicio. Poco después de empezar la investigación, Millet envió una carta pública en la que admitía parte de su expolio. En ese momento, pese a que posteriormente pasó unos pocos días en prisión, estalló uno de los escándalos más grandes en Cataluña a nivel social en los últimos años.

Aparte del juicio fue relevante lo que dijo Millet en una entrevista concedida a RAC1. El saqueador confeso del Palau, que afronta una petición de 27 años de cárcel, lamentó que el juicio por el expolio de la entidad haya tardado ocho años y que llegue cuando está hecho «una porquería» por motivos de salud, y añadió que «estoy muy jodido».

Ocho años de espera

Casi ocho años después de que los Mossos registraran el Palau de la Música, la Audiencia juzgará desde esta semana a Fèlix Millet por el millonario expolio de la entidad que dirigió y del que supuestamente se lucró CDC, partido que afronta el proceso con quince sedes embargadas y un ex tesorero en el banquillo.

En la citada entrevista, Millet denunció que los ocho años de espera para celebrar el juicio son una «burrada». «Ni en sueños me esperaba que tardara tanto. Esperaba que en tres años ya estuviera, y han pasado ocho años, por problemas que no tienen que ver conmigo», indicó. De hecho, dijo que todos estos retrasos no han tenido relación con él.

Publicidad

Millet confesó un saqueo de las cuentas del Palau de 3,3 millones de euros. No obstante, esta cifra no paró de crecer, más que nada por nuevos hallazgos que destaparon un desvío sistemático de fondos públicos y privados para todo tipo de gastos particulares, desde el servicio doméstico hasta la boda de sus hijas, pasando presuntamente por viajes lejanos. La ex mano derecha de Millet en el Palau, Jordi Montull, también puede ser condenado a 27 años de cárcel. Para la hija del último, Gemma Montull, se piden 26 años, mientras que el tesorero de CDC, Daniel Osàcar, afronta una condena de siete años y medio, por su papel de mediador en el presunto pago de comisiones ilícitas de la constructora Ferrovial a la formación, a través del Palau. El fantasma del famoso 3 por ciento vuelve a sobrevolar en este juicio, que se prevé más mediático que nunca.

Publicidad