Delincuentes comunes, detrás del secuestro de dos turistas españoles en Colombia

La Razón
La RazónLa Razón

Los dos españoles secuestrados en Colombia son Ángel Sánchez Fernández y María Concepción Marlaska Sedano, familiar del juez Fernando Grande-Marlaska. Sus captores habrían pedido ya un rescate.

Andrés Sánchez Fernández, de 49 años, y su compañera María Concepción Marlaska Sedano (43) –familiar del juez Fernando Grande-Marlaska– se encontraban de vacaciones en Colombia cuando fueron secuestrados hace ocho días, el pasado martes, en la provincia de la Guajira, en el norte del país, cerca de la frontera con Venezuela, una zona indígena. Vecinos de Avilés, ambos se dirigían a la zona turística del Cabo de la Vela en un Chevrolet alquilado en Bogotá, que apareció abandonado a 85 kilómetros del municipio de la Uribia sin signos de violencia, según afirmó a LA RAZÓN el coronel Elber Velasco, comandante del Departamento de Policía Nacional de la Guajira.

«La primera hipótesis es que se trata de delincuentes comunes que iban a atracar a la pareja y que al descubrir que son extranjeros deciden secuestrarlos», asegura a este periódico el coronel Velasco, quien descarta que detrás de este golpe puedan estar las guerrillas de las FARC y del ELN, ni tampoco bandas criminales del estado de la Guajira. Al parecer, los captores se habrían puesto en contacto con las familias para gestionar «rápidamente» un rescate. «Las FARC tardan entre 3 y 4 meses en llamar a las familias», matiza la fuente. Según el testimonio policial, las autoridades colombianas descubrieron que se trataba de un secuestro tres días después de la captura.

En el departamento de la Guajira hay presencia de los frentes 53, 59 y 54 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). También hay soldados del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y de otras bandas criminales surgidas tras la desmovilización de los grupos paramilitares. «Sin embargo, el lugar del secuestro está lejos de los puntos donde hay presencia de guerrillas», explicó la misma fuente.

Velasco añadió que el Cabo de la Vela, el destino al que se dirigía la pareja, es una zona «inhóspita frecuentada por turistas extranjeros durante todo el año, especialmente por mochileros y gente que busca la aventura». También descartó que se trate de un territorio de alto riesgo: «Es el primer secuestro de extranjeros en la zona». Las autoridades del municipio de Uribia han ofrecido una recompensa de 50 millones de pesos (cerca de 21.000 euros) a todo aquel que aporte información que ayude a rescatar a los dos españoles.

El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, apuntó que se encuentra en contacto con las familias y con las autoridades colombianas desde el primer momento.

María Concepción Marlaska Sedano trabaja desde hace 17 años en el diario «La Nueva España», en el centro de impresión. Sus compañeros del periódico quedaron sorprendidos al conocer que el nombre de uno de los dos secuestrados en Colombia era el de una compañera.