Echenique amenaza con purgas internas a los sectores críticos

El secretario de Organización de Podemos avisa: «Para que crezca el amor hay que regarlo y extirpar las malas hierbas».

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, durante su comparecencia posterior a la reunión que el Consejo de Coordinación del partido
El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, durante su comparecencia posterior a la reunión que el Consejo de Coordinación del partido

El secretario de Organización de Podemos avisa: «Para que crezca el amor hay que regarlo y extirpar las malas hierbas».

La filtración de un mensaje privado enviado por Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, al resto de miembros del Consejo Ciudadano Estatal, máximo órgano de decisión del partido, dejó entrever el clima de lucha interna que actualmente vive el partido de Iglesias, un ambiente que contrasta dolorosamente con esa imagen de Podemos como «sonriente máquina de amor» que sus portavoces prodigaban en campaña. «Ya sabéis que yo soy mucho de amor y eso, pero no me resisto a añadir algo también necesario para este momento», comienza el aviso que Echenique envió al grupo de Telegram del Consejo Ciudadano y que trascendió publicamente cuando fue publicado en diario.es (fuentes de Podemos confirmaron a LA RAZÓN la autenticidad del texto). El secretario de Organización pasa a informar de que ante cualquier conflicto interno, el departamento que dirige intentará encontrar una solución consensuada y «amorosa», pero que «si la vía del amor se muestra inútil» se actuará «de manera contundente, decidida, concreta y grave con quienes no comprendan que las guerras internas nos desangran, nos queman y nos hartan». Echenique cierra su mensaje de esta manera: «Para que crezca el amor no sólo hay que regarlo sino también extirpar las malas hierbas de las violencias enquistadas». No sorprende que las duras palabras del secretario de organización hayan sido interpretadas como una amenaza por sectores del Consejo Ciudadano Estatal, máxime cuando recuerdan el caso del antecesor de Echenique al frente de la secretaria de Organización de Podemos, Sergio Pascual, que fue cesado fulminantemente por Pablo Iglesias después de que se produjeran varias dimisiones en el Consejo Ciudadano de la Comunidad de Madrid en protesta por la gestión del líder de Podemos en esta región, Luis Alegre.

El revuelo causado por la filtración de ese mensaje provocó a lo largo del día de ayer que el propio Echenique diera explicaciones sobre su manera de actuar. «Si lo tuviera que resumir en una frase, sería esta: “Todas las personas son bienvenidas en Podemos, pero no todas las actitudes lo son”», afirma el secretario de Organización en un mensaje que, esta vez sí, han comunicado a los medios el equipo de prensa de de la formación de Iglesias. Echenique reitera su voluntad de luchar internamente para acabar dentro de Podemos con un «tipo de dinámicas determinadas» que se basan en «hablar mucho y escuchar poco, que sólo entienden las propias razones, que olvidan los cuidados, que lo llevan todo a lo personal, que excluyen y que vetan, que piden siempre y no dan nunca, que confrontan y enfrentan a las personas casi como modo de vida». Estas «dinámicas» que son «minoritarias» en las filas de Podemos según Echenique van a ser erradicadas por el secretario general «siempre empezando por el diálogo y la empatía, pero sin descartar vías más contundentes si éstas no funcionan». Echenique pasa a continuación a calificar de «poco ético» el comportamiento del miembro del Consejo Ciudadano Estatal que filtró a los medios de comunicación su mensaje pero sí que le agradece algo: «Gracias a él o a ella, ahora todos los inscritos de Podemos están al día respecto de una hoja de ruta que creo que hará mucho bien a nuestro movimiento». «Seguimos construyendo un Podemos más abierto, acogedor, plural, alegre, femenino y, por tanto, más útil para la gente», concluye Echenique.

Durante la jornada de ayer, varios portavoces de Podemos se pronunciaron en respuesta a las declaraciones del secretario general, Pablo Iglesias, en las que aseguró que probablemente el resultado electoral hubiera sido sensiblemente peor si no hubiera habido confluencia con Izquierda Unida. «Es suficientemente constatable, con las cifras en la mano, que dos más dos han sumado menos» dijo el número dos del partido. Errejón, abanderado de una de las tendencias de análisis de los resultados del 26-J que culpa a la confluencia, se mostró partidario de «evaluar con un poco más de cuidado» el futuro de Unidos Podemos y de «evitar quedar atrapados en etiquetas más estrechas». Sin embargo, la mano derecha de Iglesias recordó que aunque haya discrepancias, ambos dirigentes seguían «juntos codo con codo». Desde Andalucía, la secretaria general de Podemos en Sevilla, Begoña Gutiérrez, aseguró tajantemente que la confluencia «había fallado».

Podemos ha convocado a sus confluencias el viernes en Madrid para analizar el resultado de las elecciones y diseñar una estrategia común de cara a la legislatura que comenzará el 19 de julio con la constitución del Congreso.