Educación excelente

La Razón
La RazónLa Razón

Para el PP, la verdadera igualdad es la igualdad de oportunidades de origen y la mayor herramienta para conseguirlo es una educación de calidad que garantice la posibilidad de escoger un futuro en libertad, concibiéndose como un ascensor social y siendo el punto de partida para la movilidad social. A partir de la excelencia de nuestro sistema educativo, fundamentado en los principios de libertad, equidad y calidad, podemos conseguir que con el esfuerzo y las capacidades de todos, el sistema acompañe a que todo el mundo pueda lograr su desarrollo personal. El valor de la libertad también es imprescindible para la educación, y esa defensa de la libertad es uno de nuestros principios fundamentales y vertebrador de nuestro ideario político. Nuestro deber, desde los poderes públicos, es garantizar y ampliar las libertades educativas consagradas en la Constitución Española mediante un desarrollo armónico del derecho a la educación y a la libertad de enseñanza.

Queremos unos jóvenes motivados por aprender. Un modelo educativo que les forme es sus intereses y aptitudes y en el que las aulas sean el cauce para desarrollar al máximo sus capacidades. La apuesta que hace la ponencia que he coordinado por dar autonomía a los centros educativos para que planifiquen, diseñen e implementen sus propios programas educativos, es un cambio necesario en nuestro sistema, que además iría acompañado de una mejora en los resultados, tal y como indica la OCDE en varias recomendaciones, que destacan que España tiene unos niveles bajos en la autonomía de los centros. Se propone la defensa de la autonomía de los centros educativos para articular los planes de estudio que consideren oportunos, ya que son los que tienen un mayor conocimiento de las necesidades específicas de los alumnos de sus centros , siempre evidentemente bajo el control que se haga mediante las evaluaciones necesarias en cada etapa, que asegurarán un grado de conocimientos común. Es necesario que cada centro tenga la capacidad de identificar cuáles son sus fortalezas y las necesidades de su entorno, para así poder tomar decisiones sobre cómo mejorar su oferta educativa y metodológica en ese ámbito, en relación directa, cuando corresponda por su naturaleza, con la estrategia de la administración educativa.

Uno de los mejores legados de esta legislatura sería lograr sacar adelante un Pacto de Estado por la Educación avalado por la aritmética parlamentaria, negociado con la comunidad educativa, y que sea útil para las próximas generaciones.