EH Bildu impone el euskera en las guarderías de Pamplona

Los directores de dos centros comunican a los padres la decisión del Ayuntamiento

Los directores de dos centros comunican a los padres la decisión del Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Pamplona, gobernado por EH Bildu en un cuatripartito del que también forman parte Aranzadi (Podemos), I-E (IU) y Geroa Bai, sigue la hoja de ruta para «euskaldunizar» Navarra. Dentro de su estrategia nacionalista dirigida a una final anexión de la comunidad foral con el País Vasco, una de las reclamaciones históricas de la izquierda abertzale centra sus esfuerzos en la educación. La propia presidenta de la comunidad foral Uxue Barkos dijo que Navarra «no estaba preparada» aún para ese proceso, por ello ha comenzado a trabajar en ello, conscientes de que para cambiar el pensamiento de una sociedad hay que empezar educando a las nuevas generaciones, concentran sus esfuerzos en las guarderías y los estudiantes de primaria.

Los directores de las escuelas infantiles municipales que dependen del consistorio, han remitido a los padres una carta para informarles de que el próximo curso 2016-2017 –cuya matriculación comienza en el mes de marzo– la escuela infantil tendrá un modelo lingüístico diferente al actual y pasará a ser en euskera.

Dos de los centros que cambian a este modelo lingüístico son el centro Printzearen y el Donibane que atienden a 200 menores de 0 a 3 años. El texto de la misiva explica a los padres que «esto es algo que no afecta para la plaza de sus hijos», ya que pueden optar a mantenerlos en el centro con las nuevas condiciones sólo se empleará el euskera o «solicitar el traslado a otra escuela infantil que creáis conveniente», indica la misiva.

El equipo de Gobierno del consistorio navarro planteó el jueves este cambio de modelo en estos dos centros que están bajo su postestad. Si el curso pasado la oferta de plazas en escuelas de euskera era de 164, el próximo curso sumarán 378 plazas, un 130 por ciento más. La decisión se comunicó hace dos días a ambos centros y también al personal docente en una reunión que mantuvieron con la concejala de Educación y Cultura, Maider Beloki, la de Hacienda, Patricia Perales y el director de Recursos Humanos del Ayutnamiento Iñigo Anaut. El consistorio justifica la decisión indicando que el cambio obedece a la «demanda de escuelas infantiles en euskera» y aseguran que tienen estudios que lo acreditan y que con ello tratan de «garantizar» el cumplimiento de una ordenanza municipal que regula el fomento del vascuence. En la nota del Ayuntamiento de Pamplona, destaca que la decisión también está basada en la opinión del movimiento popular Euskalgintza (que trabaja por la normalización del euskera en la ciudad) y en la del propio cuatripartito.

Esta medida no sólo afecta a los niños de 0 a 3 años, también a sus docentes que, en su mayoría no tienen perfil de euskera necesario y deberán ser reubicados y trasladados a otras escuelas de la red municipal, aunque también el cuatripartito ha pensado en otra salida que pasa por la prejubilación o, si no, en que ocupen plazas de sustitución o refuerzo de otros centros. Mietras, el consistorio lo ve como una oferta de empleo de 26 nuevos puestos: 24 para educadores y dos en el área de dirección a los que se exige un perfil lingüístico en euskera. Además el consistorio encargará en primavera un estudio sociolingüístico para medir la demanda en los barrios.

El proceso de euskaldunización no se queda en el ámbito de los menores de 0 a 3 años sino que continúa en los alumnos de primaria. También el Gobierno de Uxue Barkos contribuye a la inmersión abriendo aulas incluso en las zonas no vascófonas. Modelo con el «todo incluido» en el que, si los padres optan por el modelo D (euskera), sus hijos tendrán comedor y transporte gratis y abrirán grupo sólo con ocho alumnos. El diputado del PPN Javier García denuncia que con ello tratan de «euskaldunizar Navarra a base de privilegios», ya que una familia que opte por el modelo de castellano o inglés no cuenta con tal prebenda, y lo ven una medida «sectárea» que además insisten no se ajusta la oferta con la demanda.