El Congreso rechaz prohibir donaciones de empresas a partidos

El pleno del Congreso ha rechazado, con el voto en contra del PP y la abstención de CiU y el PNV, la proposición de ley del PSOE que planteaba prohibir las donaciones de personas jurídicas a los partidos políticos para evitar que obtengan beneficios ilícitos o un tratamiento privilegiado.

El diputado del PSOE Ignacio Sánchez Amor ha lamentado la falta de coherencia del PP al pronunciarse a favor de prohibir las donaciones de empresas a los partidos y, al mismo tiempo, rechazar la propuesta socialista que lo plantea.

Sánchez Amor ha defendido la financiación pública de los partidos como eje central en la competición electoral para garantizar que todos puedan competir en igualdad: "La democracia cuesta y la democracia hay que pagarla", ha señalado.

A este respecto ha abogado por evitar que quien financie la política pueda condicionar las decisiones de los partidos, algo que en su opinión ocurre si se permiten las donaciones de empresas, que esperan "una contraprestación o ventaja de cualquier tipo", como se ha visto en casos como Gürtel o Bárcenas.

El caso Bárcenas y el supuesto sistema de financiación irregular del PP que investiga el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, ha dicho el diputado socialista, han provocado un "daño enorme"a la "calidad de la democracia"y han afectado a la credibilidad de todos los partidos, y no sólo del PP.

"Como si todos fuéramos iguales, y no todos somos iguales", ha insistido tras reclamar a los populares que apoyen la reforma.

La diputada del PP Pilar Cortés ha criticado al PSOE por presentar en solitario esta iniciativa, que además ha tachado de "incompleta"y con "deficiencias"técnicas.

Frente a este "parche", según sus palabras, el Gobierno presentará un paquete legislativo completo dentro del plan de regeneración democrática, cuyo objetivo es frenar el deterioro de la imagen de los políticos y de las instituciones democráticas y recuperar la confianza de los ciudadanos en ellos.

Cortés ha puesto en valor la reforma de la ley de financiación de partidos aprobada hace un año, ha asegurado que en ella ya se prohibió que las fundaciones financien a los partidos y se establecieron límites y sanciones para las donaciones.

Desde la Izquierda Plural, el diputado Ricardo Sixto ha apoyado la propuesta socialista pese a considerar que es insuficiente para luchar contra la corrupción y que sería necesario reformar varias leyes más para que ese combate fuera más efectivo.

Y aunque ha asegurado que IU-ICV-CHA tienen una capacidad "nula"para recaudar donaciones de empresas, entienden que debe seguir habiendo contribuciones privadas, a través de las cuotas, y reforzarse la financiación pública.

El diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán también anunció su apoyo a la propuesta del PSOE "por coherencia", aunque ha criticado como un "poco feo"su planteamiento "ad hoc"ante un gran caso de corrupción que afecta al PP, porque en el PSOE -ha recordado- también "han tenido los suyos".

Gorriarán ha apuntado que UPyD planteó una medida similar en la última reforma de la ley de financiación y ha abogado por regular también las donaciones a las fundaciones de los partidos o los lobbies, y por una financiación de partidos que sea "la mitad privada y la mitad pública"para garantizar la igualdad de oportunidades.

El resto de grupos de la oposición también ha aprovechado sus intervenciones para poner el acento en el "oportunismo"del PSOE al presentar esta medida al calor del caso Bárcenas y la supuesta financiación ilegal del PP y para reclamar una mejor financiación pública si se limita la privada.

Así, el diputado de CiU Jordi Jané ha anunciado la abstención de su grupo, no porque no comparta el fondo de la propuesta, sino porque se presenta "a golpe de titular"cuando debería abordarse con serenidad y ser fruto del consenso de todos.

"No huimos de los contenidos, pero hay que huir de planteamientos demagógicos que pudieran producir una no financiación de los partidos, que en democracia no nos podemos permitir", ha señalado tras indicar que lo más adecuado sería que las fuerzas políticas abordaran con el Gobierno este asunto en el marco del plan de regeneración democrática del Ejecutivo.

También el PNV se abstendrá en la votación, según ha avanzado su portavoz, Aitor Esteban, por considerar que la propuesta es fruto de un "calentón"por parte del PSOE.

Esteban ha avisado de que si finalmente se aprueba por ley prohibir las donaciones de empresas a los partidos -tal y como ha dicho el Gobierno que hará- habrá que aumentar, a cambio, la financiación pública.

El diputado de Amaiur Rafael Larreina, quien ha anunciado el voto a favor, ha señalado que el problema no es de legislación, sino de valores, porque en España prima la cultura del "todo vale"y de que "el fin justifica los medios"incluso aunque sea haciendo trampas.

Carlos Salvador, de UPN, ha asegurado que en su partido tienen las cuentas "muy claras"y una "financiación ejemplar"de la que deberían tomar nota el resto.