El empadronamiento "fake"de Maroto

El PSOE anuncia que estudiará querellarse por el posible fraude en el que se habría incurrido.

El vicesecretario general del PP, Javier Maroto
El vicesecretario general del PP, Javier Maroto

El PSOE anuncia que estudiará querellarse por el posible fraude en el que se habría incurrido.

Tras perder su escaño en Álava en las últimas elecciones legislativas, la maniobra efectuada por Javier Maroto para entrar en el Senado gracias a un instrumental empadronamiento en un pueblo de Segovia llamado Sotosalbos puede acarrear problemas a su partido. De hecho el PSOE ya ha hecho pública su intención de estudiar si lleva a la Justicia el empadronamiento del vicesecretario de Organización del PP al entender que puede ser fraudulento.

Maroto fue elegido este martes senador por designación autonómica, a través de las Cortes de Castilla y León, una elección que exige vivir en la comunidad y que el PSOE ha criticado duramente. «La ley exige que para empadronarte en un lugar, vivas allí. Maroto no vive, ni va a vivir en Castilla y León», señaló el líder del PSOE castellanoleonés, Luis Tudanca, quien ha alegado que el PSOE estudiará iniciar acciones legales contra el ex alcalde de Vitoria. En una entrevista en RNE, Tudanca explicó que su grupo votó en contra de la elección de Maroto, aunque eso supuso también votar en contra de los senadores socialistas, porque el PP quiso hacer pasar un «trágala» eligiendo a Maroto «en fraude de ley». Finalmente, el paquete de parlamentarios salió adelante con el voto de PP y Ciudadanos, informa Efe. Criticó que Maroto ha sido impuesto desde Génova y ha asegurado que «cualquier otro» dirigente del PP no hubiera generado ningún problema. Y afeó que el ya senador por Castilla y León, tanto en cuanto dirigente del PP vasco, defendió cuestiones que van en contra de los intereses de la comunidad que ahora va a representar en el Senado. «Los alaveses tienen sus representantes y defienden sus intereses», dijo sobre Maroto.

En todo caso, el dirigente socialista desvinculó este caso del vivido en Cataluña con Miquel Iceta, líder del PSC que no pudo conseguir la condición de senador al ser vetado en el Parlament por ERC y JxCat. «No estamos hablando de la misma circunstancia, siempre hubo consensos aquí», aseguró.

Por otra parte, el hasta ahora portavoz del grupo popular en el Senado, Ignacio Cosidó, ya no forma parte de la Cámara Alta, una vez que se ha formalizado su cese como uno de los dos senadores autonómicos por Castilla y León que el PP tenía en esta institución y que ahora se verán reducidos a uno: el vasco Javier Maroto. Cosidó, que accedió al cargo en julio de 2018, tras la elección de Pablo Casado como presidente del Partido Popular, figura ya en la web de la Cámara Alta como ex senador, y de hecho esta mañana no ha acudido a la reunión de la Junta de Portavoces, en la que ha representado a su grupo la portavoz adjunta, Salomé Pradas. No se sabe si el vicesecretario de Organización del PP ocupará su puesto al frente del grupo popular. Preguntado por este asunto, el secretario cuarto de la Mesa del Senado, Rafael Hernando, explicó ayer que debe ser Pablo Casado quien haga esta propuesta a la Ejecutiva del partido, que no se reunirá hasta después del debate de investidura. De momento, todavía no se ha formalizado la incorporación de Javier Maroto al Senado, como tampoco la de los otros dos senadores elegidos junto a él por las Cortes de Castilla y León.