El juez alude a «grupos hostiles» para que la Infanta acceda en coche al juzgado

Atiende a las razones esgrimidas por la Policía para garantizar su seguridad

La Infanta en una imagen de archivo
La Infanta en una imagen de archivo

El juez decano de Palma de Mallorca, Francisco Martínez Espinosa, considera que existen verdaderos motivos de «seguridad» que justifican que la Infanta Doña Cristina pueda acceder en coche hasta la puerta de los juzgados el próximo día 8 para prestar declaración, en calidad de imputada, en el «caso Nóos». De esta manera, atiende a las razones esgrimidas por la Jefatura Superior de Policía de esa comunidad autónoma, la cual sostenía en su informe que era «absolutamente recomendable y estrictamente necesario, en orden a garantizar el nivel de seguridad adecuado» que Doña Cristina accediera en vehículo a la sede judicial, «y ello con el único objetivo de garantizar adecuadamente la seguridad de dicha declarante».

Y es que, se añade al respecto, se trata de un acto, la declaración citada, que se conoce desde hace ya no pocos días, que tiene una gran repercusión mediática, en una zona de actuación concreta y limitada, con rutas de entrada y salida «inadecuadas» y con una previsión «de grupos hostiles y con gran repercusión en redes sociales y en clima de tensión social».

Estas razones, sostiene al respecto el juez decano, resultan plenamente «atendibles y justificables a los estrictos fines de seguridad», para acceder a la solicitud de que la Infanta pueda acceder en coche los juzgados.

Y ello, añade al respecto, porque «no resultaría procedente, bajo ningún concepto, encomendar determinado cometido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y sin embargo, desatender requerimientos que, a su juicio, son ineludibles para el adecuado cumplimiento que se encomienda».

Esta decisión fue justificada ayer mismo por el juez decano de Palma ante los medios de comunicación. En este sentido, Martínez Espinosa señaló que «el riesgo sería cualquier acto hostil que pudiera ir dirigido contra esta persona», en referencia a Doña Cristina de Borbón.

Excepción a la regla general

Junto a ello, especificó que su deber es establecer los criterios de seguridad en los juzgados en virtud de lo requerido por la Policía, pero ha puntualizado que «lo que decida a última hora la persona imputada, eso ya queda a su criterio». «Nosotros no le imponemos el descenso en vehículo, lo autorizamos», añadió al juez decano sobre esta decisión, que supone una excepción a la regla general de entrada en las dependencias judiciales, que es acceder «a pie» por «la rampa».

Junto a ello, informa Efe, El decano ha asegurado que no ha recibido ninguna instrucción por parte de la Casa Real, sino únicamente el informe de la Policía sobre la conveniencia de que la Infanta pueda bajar en coche hasta las puertas de la sede judicial para garantizar un estándar de seguridad.

Respecto a la decisión del juez Castro de prohibir que quienes accedan al edificio de los juzgados porten móviles, tabletas u ordenadores portátiles, Martínez Espinosa considera que el magistrado instructor la ha adoptado para evitar la filtración de las actuaciones judiciales, «que son sumariales y están sometidas al secreto aunque éste no se haya decretado expresamente».

Esta decisión ha sido recurrida tanto por la defensa de Diego Torres, ex socio de Iñaki Urdangarín, como por Manos Limpias.

Castro interroga en Valencia

El juez del «caso Nóos», José Castro, está desde ayer en Valencia, donde interrogó a dos funcionarios de la Intervención General del Estado en calidad de testigos. Para hoy está previsto que tome declaración al ex presidente de la Generalitat Francisco Camps, también como testigo. Lo hará en un despacho oficial, en presencia de la secretaria judicial y sin que pueda estar asesorado por un profesional del Derecho.