España

El «Open Arms» rumbo a Algeciras

La rapidez para resolver esta última crisis migratoria se contrapone a la espera del pesquero «Loreto».

La rapidez para resolver esta última crisis migratoria se contrapone a la espera del pesquero «Loreto».

Publicidad

Los 310 inmigrantes a cargo de la ONG española Proactiva Open Arms se dirigen, tras la autorización del Gobierno de Pedro Sánchez, hacia Algecira, donde tienen previsto llegar el viernes. Según fuentes de la ONG, hoy se encontrarán con el velero «Astral», que les lleva comida, mantas y medicamentos. «Este año Navidad la pasamos en el mar», tuiteó ayer la organización humanitaria.

Salvamento Marítimo dio vía libre el sábado al buque para desplazarse hacia aguas territoriales españolas. El visto bueno del Ejecutivo significa un retorno a la política de acogida que se tuvo en el caso del «Aquarius». Open Arms ha usado en varias ocasiones otros puertos del país, pero la rápida respuesta del Gobierno en esos casos contrasta con la espera sufrida por el pesquero «Nuestra Madre de Loreto», que tras rescatar a 11 inmigrantes a principios de diciembre tardó diez días en recibir instrucciones, hasta que Malta permitió la acogida.

El «Aquarius» llevó a Valencia en junio a 630 inmigrantes en un gesto solidario vendido en Twitter por el propio presidente, Pedro Sánchez, al anunciar que la ciudad levantina acogería el barco como «una obligación» para «ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas cumpliendo con las obligaciones del derecho internacional». Sólo semanas después se denegó el permiso al propio «Aquarius», con 141 rescatados. Una muestra de un radical cambio de criterio respecto a las primeras decisiones de Moncloa en política migratoria que se confirmó con el «Loreto» el 22 de noviembre. Los 12 inmigrantes a bordo no querían volver a Libia bajo ningún concepto, incluso alguno dijo preferir antes la muerte. Sin embargo, el Gobierno aseguró «no poder plantearse cualquier otra opción» que una acogida en Libia, aunque al final fue Malta la que se hizo cargo de ellos.

Ahora es el «Open Arms» el que vive una emergencia humanitaria. En el grupo de socorridos, que al principio eran 313, se encontraban un recién nacido y su madre, que fueron evacuados el sábado a Malta, y un menor no acompañado que fue víctima de torturas en Libia del que se ocupó la guardia costera italiana.

Publicidad

Los inmigrantes viajan en la cubierta, arropados con mantas. El «Open Arms» navegaba ayer rumbo Norte desde la isla de Linosa. Aunque el puerto más cercano es el de Mallorca, el Gobierno les ha dirigido a Algeciras, puesto que España es el único país que ha atendido la petición de ayuda de la ONG catalana.

Por su parte, el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce (PP), lamentó ayer el «silencio» que el Gobierno «viene manteniendo sobre la llegada a la zona» del «Open Arms» y en un comunicado explicó que la «única información» con la que cuenta el Ayuntamiento procede directamente de la ONG, con la que se mantiene en «permanente contacto», informa Ep.

Publicidad

Landaluce tachó de «deplorable» la actitud del Ejecutivo socialista y subrayó que «no sabemos en qué instalaciones portuarias atracará el barco, si en las de Algeciras o en las de Crinavis, en San Roque» (Cádiz).